El 18% de los puestos de trabajo sin cubrir en España son en el sector de la logística

Imagen de archivo de un almacén de logística y distribución
Imagen de archivo de un almacén de logística y distribución
El 18% de los puestos de trabajo sin cubrir en España son logísticos y hasta el 63% de las empresas tienen dificultades para atraer talento
El 18% de los puestos de trabajo sin cubrir en España son en el sector de la logística

Barcelona se ha convertido en la capital de referencia a nivel internacional para la industria logística. Así lo refleja el informe “El apogeo de Barcelona como Hub Logístico en Europa”, elaborado por evercom, agencia creativa de comunicación y marketing. En él, se analiza el atractivo de la capital catalana como territorio clave para la expansión del sector y también su papel como uno de los principales espacios para el emprendimiento y la innovación en Europa.

La evolución de la ciudad condal como emplazamiento favorable para la logística es cuantificable, y el valor que aporta esta industria tiene su impacto en toda Cataluña. La comunidad se ha convertido en el segundo territorio europeo, sólo por detrás de Países Bajos, con más peso logístico dentro de su PIB. El sector aporta un 14% del total, frente al 10% que alcanza la media española, según datos recogidos por el Observatorio de la Logística, realizado por CIMALSA.

De la mano de algunos de los principales agentes del sector, como Barcelona Logistics, Port de Barcelona, DHL España, ID Logistics, Montepino, DSV, BNP Paribas Real Estate, Savills o TDRJOBS, evercom ha explorado el potencial de transformación de la industria logística en Barcelona, tanto en materia de innovación, como de infraestructura o sostenibilidad. El objetivo final del informe es identificar las oportunidades de desarrollo, pero también evidenciar los retos y los espacios donde todavía se pueden implementar soluciones y mejoras.

“El peso que tiene la industria logística en la economía nacional es incuestionable. Por eso, desde evercom, nos hemos propuesto aportar información de valor y retratar cuál es la situación actual del sector en Barcelona, donde tiene especial relevancia, ofreciendo un análisis crítico de sus fortalezas y también de los obstáculos a los que se enfrentará en el futuro”, explica Lola Estevan, directora de Grandes Cuentas de evercom Barcelona.

Las claves del éxito: emplazamiento, intermodalidad y sostenibilidad

Entre las principales características que han impulsado a Barcelona como uno de los núcleos europeos para este tipo de industria, está su emplazamiento geográfico. La ciudad condal se encuentra en un enclave estratégico para el comercio marítimo en el Mediterráneo. Además, a esto se le suman otros atributos complementarios que la convierten en un espacio muy favorable para el desarrollo de este tipo de relaciones: la especialización industrial y logística, la concentración de infraestructuras, la capacidad de distribución o la diversificación de las actividades comerciales que acoge.

Se suman a esto, además, las elevadas posibilidades de desarrollo que ofrece el Port de Barcelona, un centro logístico de referencia en Europa que se ha asentado como un enclave vital para la distribución de mercancías procedentes de todo el mundo. En un momento en el que, según la ONU, el 80% del comercio mundial depende de la capacidad para generar y mantener corredores marítimos, el puerto de la capital catalana es considerado el primero de mayor relevancia en Europa y el Mediterráneo y el cuarto a nivel mundial.

Además, la salida al mar se complementa con un servicio de transporte aéreo altamente eficiente. El Aeropuerto de Barcelona-El Prat se identifica como un punto clave para la industria logística en Europa. Según datos ofrecidos por el Ajuntament de Barcelona, en 2023 se transportaron por ese medio hasta 156.000 toneladas de mercancías, un 56% más que en la última década. Junto a esto, también se ha registrado un aumento en la frecuencia de las rutas comerciales internacionales, lo que ha derivado en un impulso a las conexiones de la ciudad con Asia, Oriente Medio y Latinoamérica.

Esto, unido a la calidad de la infraestructura territorial en España, posibilita la intermodalidad a la hora de la gestión logística, lo que tiene una influencia directa en el impacto ambiental de la industria. Poder conectar el transporte marítimo, por carretera, el aéreo y el ferroviario de manera fluida es imprescindible para avanzar hacia una gestión más sostenible de un sector de vital importancia para la economía nacional e internacional.

La expansión de la tecnología y la innovación

Barcelona no sólo se ha posicionado como el centro neurálgico de la industria logística del sur de Europa, también se ha consolidado como uno de los principales espacios de referencia en términos de emprendimiento e I+D+i a nivel internacional. La capital catalana alberga hasta 96 centros tecnológicos internacionales y concentra el 78% de los hubs de toda Cataluña, según un informe de la Mobile World Capital Barcelona. Con ello, la industria genera más de 15.000 puestos de trabajo, con previsión de alcanzar los 20.000 en 2025.

Retos para el futuro

A pesar de las condiciones favorables para el desarrollo de una industria clave dentro del PIB nacional, Barcelona se enfrenta a algunos desafíos que ofrecen espacio para la evolución y la mejora. Uno de ellos es la falta de suelo logístico, una problemática causada en parte por su emplazamiento. Ante este conflicto estructural, desde el sector se reclama una mayor agilidad e implicación de la Administración Pública para la concesión de permisos y la reconversión de suelos industriales.

Otro de los problemas estructurales a los que se enfrenta el sector es la escasez de mano de obra: el 18% de las vacantes sin cubrir en España son logísticas, y hasta el 63% de las empresas reconocen tener dificultades para atraer o retener a trabajadores en puestos de este tipo, según datos del Informe Perspectivas para la Cadena de Suministro del Gran Consumo 2023 que se publicaron en el Congreso Aecoc de Supply Chain. Sin embargo, esto es algo que no sólo afecta a nuestro país, sino que es una realidad que también se percibe en el resto de Europa, donde el cambio generacional y la necesidad de atraer al talento más joven es uno de los desafíos clave a superar en los próximos años.

Comentarios