La fiabilidad y la robustez características de MAN, ya tienen 5 ganadores. Fotos

Fotos: MAN Truck & Bus Iberia
Fotos: MAN Truck & Bus Iberia
Los camiones del siglo pasado ‘han hablado’ para contarnos todas las historias que han vivido. Fiabilidad y robustez en primera persona
La fiabilidad y la robustez características de MAN, ya tienen 5 ganadores. Fotos

MAN Truck & Bus Iberia puso en marcha en este 2023 la campaña ‘Los MAN que más cuentan’, con la intención de reconocer la labor de los camiones con mayor antigüedad, matriculados el siglo pasado, y conceder a sus propietarios premios y descuentos para su mejor mantenimiento. La fiabilidad y durabilidad de estos vehículos, algunos con casi tres millones de kilómetros a sus espaldas, hace que sus orgullosos responsables tengan aún muchos más por recorrer con ellos.

Los aspirantes nos han transmitido sus mejores historias con sus camiones, y el jurado de expertos encargado de elegir a los cinco ganadores ya ha emitido su fallo: dos de ellos son obsequiados con sendos Contratos de Mantenimiento MAN Comfort, valorados en 1.200 euros cada uno, con una duración de un año completo, y con un reportaje a fondo de su camión y su historia; mientras que los otros tres reciben tres cheques regalo de 300 euros cada uno, que podrán ser canjeados por artículos de merchandising o por Accesorios Originales MAN.

Historias que contar

El primero de los Contratos de Mantenimiento MAN Comfort es para Luis Manuel Ordiales, el orgulloso propietario de ‘la Kika’, un MAN M90 14.232 matriculado en 1991 y que, desde entonces, ya ha recorrido más de 1,8 millones de kilómetros, gracias a los cuidados que recibe en el MAN Truck & Bus Service de Oviedo. Bautizó el camión así (significa “gallina pequeña” en asturiano) por su reducido tamaño (10 metros de largo para 3 m de altura), que no le impide una enorme capacidad de trabajo. A pesar de su edad, “está como un cañón”, dice Luis, ya que “le cuidamos para que no le falte de nada, con mantenimiento preventivo y todo tipo de mimos, puesto que su configuración nos sirve de mucho”, gracias sobre todo a su plataforma deslizante

‘La kika’ se dedica al transporte de maquinaria y mobilhomes, pudiendo hacerse cargo de carretillas para palets, maquinaria forestal e, incluso, prestar asistencia en carretera. Aunque se matriculó hace más de 30 años, el vehículo llegó a la familia en el año 2000: “Me acuerdo perfectamente, porque en él aprendí a conducir, cuando tenía 14 años. Mi padre me dejaba a cambio de que le ayudara, y yo encantado, claro. Por eso, tiene un componente sentimental muy fuerte. Es nuestra joya de la corona y espero que nos dure muchos años”.

En la flota de Luis Manuel, compuesta por nueve unidades, está acompañado por otros siete MAN, aunque éste es especial porque “hace cosas que los demás no pueden. Por ejemplo, puede llevar una mobilhome de 9x4 y, gracias a su plataforma, descargarla en cualquier sitio donde, de otro modo no sería posible, algo muy importante si tenemos en cuenta cómo son las carreteras en Asturias, donde trabajamos”. Eso no significa que el camino haya sido siempre de rosas. Reconoce Ordiales que “aquí llueve mucho, y a veces se queda atascado, necesitando ayuda para salir. Pero en todo caso, siempre sobrevive y está listo para el siguiente reto”. "Acumula historias por cientos”, recuerda Luis Manuel, como la vez que “tenía que hacer un transporte de una mobilhome casi tan grande como ella, pero el día anterior comenzó a perder refrigerante por una junta de la tapa de la distribución. Parecía imposible, pero como quien deja de llorar porque sabe que tiene algo que cumplir antes de quejarse, al día siguiente, después de haber descansado toda la noche, la fuga nos daba una tregua de unos días sin volver a perder antes de repararse". ‘La kika’ va a estar siempre al lado de Luis Manuel, que no tiene “ninguna intención de cambiarlo. No tiene nada que envidiar a los más modernos, es fiable y sencillo de manejar, y deja muy buenas sensaciones a todo el que lo conduce”.

Además del trabajo, el MAN M90 también tiene tiempo para el ocio, participando anualmente en el desfile que precede al tradicional ‘Descenso internacional del Sella’, una competición de piraguas que tiene lugar a comienzos del mes de agosto en el río asturiano. “Nosotros formamos parte de una peña, en Siero, donde tenemos la sede de la empresa, y surgió la posibilidad de participar en el descenso. Hay un tren que circula paralelo al río y que se engalana con remos y flores el día del descenso, para aquellos que lo quieren seguir. Desde hace unos años, se ha retomado la tradición del desfile antes de la carrera, y nosotros engalanamos a ‘La kika’ con los mismos adornos del tren, y alguna decoración extra”, haciendo las delicias de todos los participantes y concediendo al camión el reconocimiento que merece.

Amigo de las abejas

El otro ganador del Contrato de Mantenimiento MAN Comfort durante un año es Javier Quirós, un apicultor que reparte el néctar de las abejas por toda Andalucía desde Estepona (Málaga) con un MAN 9.224 LC que realiza todas sus operaciones de mantenimiento en el MAN Truck & Bus Center de Málaga. “Para mí, es una herramienta indispensable”, afirma Javier, porque “gracias a su grúa pluma nos permite hacer frente a cualquier circunstancia”.

En su flota sólo tiene este camión, que se completa con otras furgonetas y pickups para cumplir con la faena. Javier le ha preguntado al camión, y éste confirma que “fui adquirido por mi dueño apicultor el siglo pasado y, desde entonces hasta ahora, no nos hemos separado. Junto con las abejas, al final hemos hecho buenas amistades, y he de decir que nunca pretendieron picarme”. Y todo ello, sin mayores incidencias.

Por supuesto, hubo en todos estos años complicaciones, como inundaciones o emergencias, “pero el camión, gracias a su fuerza de salida, nos ha sacado siempre del problema”, indica Javier, poniendo el acento en que “muchos de los trabajos se realizan de noche, como la trashumancia, que es el traslado de las colmenas de un sitio a otro aprovechando la floración, y de verdad que se agradece la comodidad de la cabina después de un duro día de trabajo”.

Parte del secreto de la longevidad de este MAN es que “nunca agotamos los periodos fijados para el cambio de aceite y otras acciones de mantenimiento. Nos adelantamos, en especial al comienzo de la campaña, pero es que además el camión es muy bueno y resistente”. Por todo ello, y después de 450.000 km que “espero que sean muchos más, no tengo ninguna intención de que nos separemos. La verdad es que nos cuidamos mutuamente”, dice Javier, a lo que el camión ‘añade’ que “mi dueño no lo dice, pero tal como me mira y me trata, yo sé que está encantado trabajando conmigo, y yo con él”.

Los tres cheques de 300 euros han recaído en Justo Oltra y su MAN 462 cuyo taller de referencia es MAN Truck & Bus Center Valencia; en José Bellón y su MAN 19.403, que ronda los tres millones de kilómetros y repara en Automoción Rubio Rodrigo, en Manzanares, Ciudad Real; y para el camión de bomberos de Berlín de Igor Samara, del que se encarga el taller MAN Boadella de Lleida.

Comentarios