Transporte ferroviario: inversión millonaria en nuevas infraestructuras

Vista aérea de la terminal de mercancías de Madrid Abroñigal. Foto: ADIF
Vista aérea de la terminal de mercancías de Madrid Abroñigal. Foto: ADIF
Tras años de no saber dónde se invertía la millonaria partida presupuestada al ferrocarril, en los últimos meses, por fin, se han construido diferentes infraestructuras de alto interés
Transporte ferroviario: inversión millonaria en nuevas infraestructuras

A finales de 2023, el Gobierno publicaba, confirmaba, que serían 27.000 millones los que se invertirían en el desarrollo de los corredores transeuropeos. O sea, en infraestructuras ferroviarias, tanto para el uso de viajeros, como de mercancías. En concreto, el corredor Atlántico recibiría una inversión de 16.000 millones y el Mediterráneo 11.000, desde el 2023 al 2030. 

No era la primera vez que se comunicaba la intención de realizar grandes obras, el problema es que no siempre éstas se finalizaban en “tiempo y forma”. Esa situación ha cambiado notablemente y, sólo durante este mes de mayo, ADIF, sociedad encargada en último extremo del desarrollo de nuevas infraestructuras ha comunicado el inicio de las obras e, incluso, algunas están finalizadas.

Es evidente, así se aprecia, que el incremento del inicio de las obras está directamente relacionado con la llegada de los fondos Next Generation, así como el modelo de transporte que desde el Ministerio de Transporte y Movilidad Sostenible quieren potenciar. Simple y llanamente, más ferrocarril, menos carretera. 

Obras iniciadas

Las nuevas, o renovación, de infraestructuras ferroviarias promovidas por el Ministerio a través de ADIF, son de diferente calado, diferente coste y, eso sí, repartidas por toda la geografía española. Así, una de las actuaciones, tras invertir 25,6 millones de euros, culminará en la adaptación de siete estaciones del corredor de ancho convencional Zaragoza-Tarragona para poder recibir trenes de mercancías de hasta 750 metros de longitud. 

El primero de los contratos, con una inversión de 9,4 millones de euros, se destina a las estaciones de Juneda y Raimat, ambas en la provincia de Lérida, abordará la ampliación hasta los 750 m de longitud útil. Los trabajos serán realizados por la UTE integrada por ASCH Infraestructuras y Servicios y Dalawa Construcciones e Ingeniería. 

El otro contrato, por valor de 16,1 millones de euros, se destina a la renovación de las instalaciones de seguridad de las estaciones de Fuentes de Ebro, Chiprana y Nonaspe (Zaragoza), La Puebla de Híjar (Teruel) y Flix (Tarragona), en el trayecto Zaragoza-Caspe-Tarragona. La finalidad de esta actuación es adaptar las instalaciones a la futura configuración de vías, tras las obras de ampliación a 750 m adjudicadas recientemente en los apartaderos. 

De Tarragona a Sevilla. Y es que otra de las obras realizada ha tenido lugar en la terminal de transporte de mercancías de Huelva, donde se invertirán 3,1 millones de euros en la mejora de sus prestaciones, e impulsando el transporte de mercancías en las líneas ferroviarias, que conectan Huelva con Sevilla y Zafra.

También en Andalucía, se está desarrollando, a través de ADIF, la renovación de las principales vías de la terminal de transporte de mercancías de La Negrilla (Sevilla). Las actuaciones, con una inversión de 4,5 millones de euros, consisten en la sustitución de carril y la instalación de traviesas de hormigón y nuevo balasto en once vías, de las cuales dos son generales, tres de recepción y expedición y de la zona de naves y almacenes. Asimismo, se mejorará el sistema de drenaje en la terminal.

Destacar, que la terminal de La Negrilla, origen y destino del tráfico ferroviario de carga de Sevilla y entorno. Operativa 24 horas/365 días del año para la recepción y expedición de trenes, presta servicios básicos de maniobras y operaciones al tren y manipulación de UTIS. En 2023, se trataron en esta terminal 759 trenes y se manipularon 14.810 UTI

De Andalucía, al País Vasco. Allí, se está realizando, una fase más, la ampliación de la vía 3 de la estación de Orduña para la circulación y apartado de trenes de hasta 750 metros. La actuación, se realizará una inversión de 10,8 millones de euros, financiada por la propia ADIF y la Autoridad de Bilbao, impulsará los tráficos de mercancías con el Puerto y potenciará la competitividad y la eficiencia de la línea Miranda de Ebro-Bilbao.

De hecho, se construirá una nueva plataforma de vía, la instalación de nuevos desvíos, y la renovación de balasto, traviesas, sujeciones y carril. Además, se prolongan las instalaciones de electrificación para adaptarlas a la nueva configuración de vías y se instalarán nuevos escapes, sistemas de control y señalización. 

Alquiler de espacios logísticos 

Pero el trabajo, intenso en los últimos meses de ADIF, no se centra en la construcción y/o renovación de infraestructuras. Ese es el caso de las actuaciones que se llevarán a cabo en la terminal ferroviaria Madrid Abroñigal y la instalación logística de Santa Catalina, también ubicada en Madrid, donde lo que ha realizado la empresa es iniciar el proceso de arrendamiento de dos espacios logísticos, con una superficie total superior a 23.000 m2.

En concreto, la terminal de mercancías de Madrid Abroñigal oferta el arrendamiento de una nave cubierta diáfana de 5.000 m2 para uso como almacén logístico, por un importe mínimo de 1,2 millones de euros y una duración de cuatro años, prorrogables otros dos. Destacar que la terminal de Madrid Abroñigal, una de las más activas del país, desarrolla desde hace años una importante actividad. De hecho, en 2023, gestionó 2.776 trenes y en sus instalaciones se manipularon 86.750 UTI.

Por su parte, en la instalación logística de Santa Catalina se licita una parcela de 18.200 m² que dispone de dos vías de 200 m para la estancia y distribución del material ferroviario. El espacio se destinará a taller privado para realizar las actividades de reparación, mantenimiento y adecuación de material ferroviario. El presupuesto mínimo del contrato es de 3 millones de euros, con un plazo de 15 años. 

Futuro cercano

No podíamos dejar de mencionar en este informe, la millonaria inversión que ha anunciado el Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible en el Corredor Atlántico, concretamente en Galicia hasta 2030. Las cifras, más que importantes. En total serán 3.355 millones de euros los que se destinarán al desarrollo de la infraestructura ferroviaria. De hecho, asegura el Ministerio, “en estos momentos, ya hay obras en ejecución por valor de 1.312 millones de euros”, puntualiza. 

Los planes de inversión en el Corredor Atlántico, concretamente a su paso por Galicia, también incluye una inversión en puertos de 293 millones de euros. Entre las actuaciones más importantes, destacan las obras del puerto exterior de Punta Langosteira. En el mismo comunicado, el ministerio confirma que la inversión, mucho menor, en infraestructuras viarias en Galicia será de 801 millones de euros hasta 2030. Las obras más importantes se llevan a cabo en la A-55, AC-11 y AP-9

Galicia también recibirá 436 millones de euros para invertir en nodos urbanos, destacando la remodelación y modernización de las estaciones intermodales de A Coruña, Ourense, Lugo, Vigo y Santiago.

En puertos, se invertirán 293 millones de euros. Entre las actuaciones más importantes, destacan las obras del puerto exterior de Punta Langosteira, incluidas en el Corredor Atlántico de la Red Transeuropea de Transporte. El Ministerio trabaja para que, en 2026, el puerto exterior esté conectado por tren con el puerto interior y el corredor Atlántico, gracias a los más de 5 km de túneles del ramal que estamos construyendo.

En definitiva, todo un conjunto de obras, algunas en proyección, otras en construcción y otras, simplemente, en el papel, que forma parte de todo un plan de inversiones que, en el caso de que están incluidas en alguno de los dos grandes corredores transatlánticos que pasan por España, deberán adaptarse al nuevo reglamento, aprobado por el Parlamento Europeo, que regula cómo deben ser. 

Entre otros aspectos, el Parlamento Europeo exigirá que, a finales de 2030 los ferrocarriles incluidos la red básica de corredores estarán electrificados y que los trenes de mercancías circularán a 100 km/h. Asimismo, puertos, ferrocarriles, aeropuertos, terminales logísticas y carreteras formarán una red única y conectada a nivel europeo, mientras que los principales aeropuertos europeos estarán conectados a la red ferroviaria transeuropea. 

Lo propuesto por el Parlamento Europeo, como sucede con todas las que realiza, deberá ser aprobado por el Consejo de la UE. Sí el Consejo lo aprueba, el texto entrará en vigor veinte días después de su publicación en el Diario Oficial.

Comentarios