Cepsa Química y Persán utilizarán biocombustibles en el transporte de sus suministros

Foto: CEPSA
Foto: CEPSA
Los camiones de transporte de suministro entre ambas compañías  utilizarán diésel 100% renovable, que Cepsa produce en su Parque  Energético La Rábida (Huelva) 
Cepsa Química y Persán utilizarán biocombustibles en el transporte de sus suministros

Cepsa Química y el grupo Persán, compañía fabricante de productos dedicados al cuidado del  hogar y al cuidado personal, han firmado un acuerdo para que el transporte de  suministros de productos químicos de Cepsa a la empresa sevillana se realice utilizando diésel 100% renovable (HVO). Con este acuerdo para impulsar la sostenibilidad del  transporte de estos productos se evitará la emisión de alrededor de 126 toneladas de  CO2 al año, cantidad similar a la que absorbe un bosque de más de 8.000 árboles durante  ese mismo periodo. 

Cepsa Química suministra a Persán, a través de camiones cisterna, ácido sulfónico lineal o LABSA, la materia prima con la que se elabora más del 60% de los detergentes  biodegradables, tanto para uso doméstico como industrial. Con una producción que  supone casi el 20% del mercado internacional, Cepsa Química es el primer productor  mundial de alquilbenceno lineal o LAB, la base con la que se elabora el ácido sulfónico  que se envía, entre otros clientes, a Persán.  

A partir de ahora, este producto será transportado desde San Roque (Cádiz) a las  instalaciones de Persán en Sevilla utilizando HVO, un biocombustible de segunda  generación (2G) que Cepsa produce en el Parque Energético La Rábida (Huelva), a partir  de residuos orgánicos, como aceites usados de cocina o desechos agrícolas, fomentando  así la economía circular. El resultado es un diésel renovable que, durante todo su ciclo  de vida, logra reducir hasta en un 90% las emisiones de CO2, en comparación con los  combustibles tradicionales. 

Para el CEO de Cepsa Química, José María Solana, el acuerdo firmado entre ambas  compañías, “se enmarca dentro de nuestra estrategia Next Chemicals in Positive Motion, un proceso transformador y regenerador que está llevando a cabo Cepsa Química para  impulsar la transición hacia productos y procesos más sostenibles, como principio necesario para realizar una transición ecológica integral y equilibrada que mejore la vida  cotidiana de las personas, las empresas y el conjunto de la sociedad”. Por su parte el CEO de Persán, Antonio Somé, subrayó que “la sostenibilidad es una  prioridad para Persán en todas sus áreas de actividad. Este compromiso es extendido a  todos nuestros partners como Cepsa, con quien hoy celebramos la firma de este acuerdo  que se enmarca dentro de nuestro plan ‘Director de Sostenibilidad’, donde la reducción  de las emisiones de CO2 ocupan un lugar prioritario. Este compromiso, sin lugar a duda,  contribuirá a la creación de un futuro más sostenible y ecológico”. 

Este acuerdo está en línea con la estrategia de sostenibilidad con un enfoque global ESG  que desarrolla Persán. Una estrategia que ha permitido a la compañía presidida por  Concha Yoldi y dirigida por Antonio Somé implantar políticas de desarrollo que revierten  en el bienestar de sus empleados y de su cadena de valor, así como un modelo de  gobernanza que integra la sostenibilidad en el día a día de la empresa y la inversión en  tecnologías que reducen su huella ambiental. 

Asimismo, este esfuerzo ha permitido a la compañía andaluza renovar el ‘Sello Reduzco’,  distintivo otorgado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico  que reconoce a entidades que han logrado una disminución sostenida de su huella de  carbono. En el caso de Persán, el Ministerio avaló que sus emisiones se redujeron en un  14% en el último trienio. 

Los biocombustibles son una solución del presente que permite acelerar la  descarbonización del transporte, que actualmente supone el 15% de las emisiones  globales de CO2. Se trata de una tecnología estratégica para la consecución inmediata  de la transición energética, ya que su composición química es análoga a los combustibles  tradicionales empleados en los motores diésel actuales, por lo que no requiere realizar  modificaciones en ellos ni en las infraestructuras de almacenamiento y distribución.  

En el marco de su estrategia 2030, Positive Motion, Cepsa está impulsando el desarrollo  de un ecosistema centrado en acelerar su descarbonización y la de sus clientes, mediante  la producción de moléculas verdes, principalmente hidrógeno renovable -y sus  derivados- y biocombustibles 2G, para convertirse en un referente de la transición  energética. 

Desde 2022 Cepsa produce y comercializa biocombustibles 2G a clientes de los sectores  del transporte aéreo, marítimo y terrestre. La energética fabrica este diésel renovable en su Parque Energético La Rábida (Huelva), instalación que cuenta entre otras  certificaciones nacionales y europeas, con el Certificado Internacional de Sostenibilidad  y Carbono (ISCC EU) que acredita el cumplimiento de los criterios de trazabilidad, a los  objetivos establecidos por la normativa europea para los combustibles de transporte.  Asimismo, con el objetivo de garantizar el suministro ante la creciente demanda, Cepsa  está construyendo, junto a Bio-Oils, la mayor planta de biocombustibles de segunda  generación del sur de Europa, mediante una inversión de 1200 millones de euros. Esta instalación, que se pondrá en marcha en 2026 en Palos de la Frontera (Huelva), tendrá  una capacidad de producción flexible de 500.000 toneladas de diésel renovable y  combustible sostenible de aviación (SAF). 

Comentarios