Los taxistas se manifestaron en Bruselas contra la "uberización" del sector

Los taxistas se manifestaron ayer en Bruselas para protestar contra la uberización del sector
Manifestación de ayer en Bruselas
Los taxistas se manifestaron en Bruselas contra la "uberización" del sector

EFE.- Cerca de 650 taxistas se manifestaron ayer en Bruselas contra la nueva regulación del taxi propuesta por el ministro belga de Movilidad, Pascal Smet, que plantea las mismas reglas y condiciones para todos los servicios de "transporte remunerado de pasajeros", incluida la plataforma de chóferes Uber.

"Exigimos la renuncia de Smet, que quiere la 'uberización' del transporte remunerado de personas, porque necesitamos a alguien con quien podamos hablar, y Smet no es la persona ideal", explicó en declaraciones a Efe el secretario general de la Federación belga de taxis (Febet) que convocó la protesta, Sam Bouchal.

En la actualidad, en Bélgica, los taxis y "los vehículos con conductor remunerado" compiten sobre la base de dos regímenes diferentes, mientras que el nuevo plan que sugiere el Gobierno pretende que cualquier servicio de pasajeros sea considerado como un servicio de taxi, aunque con reglas más flexibles que las actuales.

Si hasta ahora la licencia de taxi debía renovarse cada año y se vendía de un conductor a otro debido al limitado número de licencias, el nuevo plan apuesta por la administración como la única encargada de otorgar tales concesiones, "lo cual legitimaría la presencia de Uber", dicen los taxistas.

Las protestas comenzaron sobre las 05.00 hora local (03.00 GMT) en el cinturón exterior de la capital de las instituciones europeas para interrumpir el tráfico de entrada a la ciudad. A partir de media mañana se empezaron a notar también algunos altercados en el anillo interior, en las zonas de puerta de Namur, Louise y la salida Sainctelette, como la quema de algún neumático, así como retenciones alrededor del llamado barrio europeo.

Si bien las carreteras no fueron completamente bloqueadas porque la ley impide hacerlo, los taxis provocaron grandes retenciones en toda la ciudad. Pasado el mediodía, los taxistas marcharon desde la Estación del Norte hasta la rotonda Schuman, enfrente de las instituciones europeas, lugar donde se produjeron enfrentamientos entre la policía y algunos taxistas independientes que no querían abandonar la plaza, a pesar de que Febet ya se había ido.

Muchos taxistas europeos fueron a apoyar a sus colegas europeos, como Fernando Casanova, de Elite Taxi España quien reconoció en declaraciones a Efe que el problema fundamental es que "Uber le facilita la vida al usuario" por su simplicidad y accesibilidad, por lo que era necesario crear "un formato universal" con el que poder atender a "todos los usuarios".

A partir de una denuncia de Elite Taxi contra Uber por competencia desleal en 2014 en un juzgado de Barcelona, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea sentenció en diciembre pasado que las autoridades nacionales pueden exigir licencia de taxi a la compañía estadounidense Uber, al considerar que se trata de una empresa de transporte y no de una plataforma digital.