Miles de alumnos sin examen práctico ante una nueva campaña de verano

Un coche de autoescuela. Foto de archivo
Un coche de autoescuela. Foto de archivo
El Gobierno no ejecuta el plan de choque anunciado a principios de año y vuelve a arruinar la campaña de verano de las autoescuelas
Miles de alumnos sin examen práctico ante una nueva campaña de verano

Un año más, las autoescuelas se encuentran en una situación crítica debido a la falta de personal en las jefaturas de Tráfico, lo que amenaza la campaña de verano. A pesar de la promesa del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, de implementar un plan de choque para resolver la saturación en los centros de examen de la DGT, el problema persiste, indican desde la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE).

Actualmente, el 50% de las vacantes en las jefaturas de Tráfico sigue sin cubrirse. Esta carencia se agrava particularmente durante el periodo vacacional, cuando la demanda de exámenes prácticos aumenta significativamente y muchos examinadores se ven obligados a realizar tareas administrativas debido a la alarmante falta de operadores de información. 

Esta situación provoca que, aunque haya un número significativo de examinadores, muchos de ellos no puedan desempeñar sus funciones de evaluación. La DGT asegura que en los últimos doce años nunca había habido tantos examinadores de Tráfico como ahora, con 855 efectivos en plantilla, 52 menos de los que debería haber según la relación de puestos de trabajo (RPT). Sin embargo, el problema radica en que muchos de estos examinadores están ocupados en dichas tareas administrativas, lo que limita severamente la capacidad operativa de las jefaturas

“Es incomprensible que el Gobierno no actúe de manera contundente para resolver esta situación, que pone en riesgo al sector de las autoescuelas, donde han cerrado más de 1.350 autoescuelas, un 14%, desde 2018. Esta crisis no solo afecta a las autoescuelas, sino también a todos los ciudadanos y profesionales que requieren obtener un permiso de conducir. Resulta paradójico que la DGT cobre tasas por todas sus gestiones y sanciones, y transfiera una significativa suma de dinero a los Presupuestos Generales del Estado, donde se diluye. De acuerdo con la disposición cuarta de la Ley de Tráfico, esta partida debería destinarse íntegramente a la financiación de la seguridad vial y, por lo tanto, también al refuerzo de las jefaturas de Tráfico”, indica Enrique Lorca, presidente de CNAE. 

Recientemente, el ministro para la Transformación Digital y de la Función Pública, José Luis Escrivá, anunció la Oferta de Empleo Público (OEP) 2024, que incluye setenta plazas de funcionarios examinadores y plazas para operadores de información. No obstante, a ojos de la patronal, este refuerzo es insuficiente y se centra más en cubrir jubilaciones y bajas permanentes que en el refuerzo y ampliación necesarios que requieren las jefaturas de Tráfico.

Las autoescuelas y los ciudadanos afectados esperan con urgencia una solución efectiva y sostenible que garantice la capacidad operativa de las jefaturas de Tráfico y permita la obtención de permisos de conducir sin demoras innecesarias.

Comentarios