ATA pide al Ayuntamiento de Madrid que recurra la anulación de la moratoria del calendario de renovación de flota

Madrid Central. Foto de archivo
Madrid Central. Foto de archivo
La Asociación de Transportistas Autónomos alerta de las consecuencias e insiste en la necesidad de presentar recurso para alargar el proceso
ATA pide al Ayuntamiento de Madrid que recurra la anulación de la moratoria del calendario de renovación de flota

ATA, la Asociación de Transportistas Autónomos, tras la reunión mantenida esta semana desde el Comité Madrileño de Transporte, con los responsables municipales, insiste en la necesidad de forzar la actuación del ayuntamiento presentando recurso a la sentencia que anula la moratoria del calendario de renovación de flota.

Tal y como se ha señalado en numerosas ocasiones a los distintos responsables políticos, la situación generada, en caso de desaparecer la moratoria, supondrá, no sólo un perjuicio para los transportistas, sino también para los servicios dependientes de estos transportistas y en último término sobre el ciudadano, que verá como esta actuación genera situaciones de claro desabastecimiento.

Según se ha señalado a los responsables municipales, el calendario implica que con fecha 1 de enero de 2023, cualquier vehículo pesado del tipo A, (sin distintivo ambiental), no podrá entrar en el entorno definido por el distrito Centro de la capital, así como también quedará prohibido el acceso en esa fecha a los vehículos ligeros de menos de 3.500 kg del tipo B (es decir matriculados antes del 2014).

La moratoria en cuestión ampliaba en un año más, es decir hasta 31 de diciembre de 2023 la entrada de vehículos de menos de 3.500,00 kg con distintivo B en la zona de bajas emisiones de especial protección.

La sentencia que anula la moratoria está basada en defectos de forma y no de fondo, algo que de alguna manera no quita la razón a los transportistas, que en este caso salen muy afectados y perjudicados. 

El factor tiempo es algo que ATA viene demandando y es por lo que entiende que el Ayuntamiento debería de recurrir esta sentencia y así ganar tiempo que tan necesario es para que poco a poco el sector del transporte se vaya adaptando a los requerimientos medioambientales.

ATA insiste, una vez más en la voluntad de los transportistas en adaptarse a las nuevas exigencias, máxime cuando claramente repercuten sobre el bienestar de las personas, pero insiste en la necesidad de contar con un calendario realista que no ponga en peligro, la supervivencia del sector.

ATA también quiere señalar que no existe rechazo por parte de las organizaciones a proceder a la renovación de flotas, si bien se reclama plazos más amplios en la medida ante la imposibilidad de cumplir con el calendario establecido y las graves consecuencias que podría acarrear, no sólo para el profesional del transporte, sino frente a la población que podría verse abocada a un proceso de desabastecimiento.

Comentarios