Los ministros de transporte de la UE adoptan la Declaracion de Barcelona sobre movilidad

Imagen de los ministros y ministras de transporte de la UE. Foto: MITMA
Imagen de los ministros y ministras de transporte de la UE. Foto: MITMA
Todos los ministros de Transporte de la UE han adoptado la Declaración de Barcelona para impulsar una movilidad que promueva la cohesión social y territorial
Los ministros de transporte de la UE adoptan la Declaracion de Barcelona sobre movilidad

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en funciones, Raquel Sánchez, ha presidido ayer en Barcelona la reunión informal ministerial de Transportes de la Unión Europea, en la que los ministros europeos del ramo han acordado adoptar la Declaración de Barcelona, un manifiesto que reconoce el papel crucial de la movilidad para avanzar en la cohesión social y territorial en Europa. Con el título ‘Movilidad para las personas: promoviendo la cohesión social y territorial’, la declaración destaca la importancia de desplegar un sistema de transporte que facilite el acceso a otros derechos, como la educación, el trabajo, la sanidad o la vivienda; además de ayudar a mitigar las desigualdades y a aumentar la resiliencia de nuestras sociedades, con perspectiva de género.

Así, el documento, suscrito en el marco de la Presidencia Española del Consejo de la UE, marca el camino para alcanzar una conectividad efectiva en todo el territorio de la Unión Europea, tanto en núcleos urbanos, como en áreas poco pobladas o con dificultades orográficas. Se trata de un recorrido ya iniciado por la Comisión Europea con el Pacto Verde Europeo o la Estrategia de Movilidad Inteligente y Sostenible. Durante la rueda de prensa posterior a la reunión informal ministerial de Transportes, Raquel Sánchez y la comisaria europea de Transporte, Adina Vălean, han destacado el acuerdo alcanzado entre todos los Estados miembros de seguir trabajando junto a la Comisión Europea para facilitar a la ciudadanía europea una movilidad que responda a sus necesidades, sin dejar a nadie atrás.

“Sin duda, ha sido un debate muy satisfactorio, que debe relanzar el compromiso político y la puesta en marcha de las medidas necesarias para que el transporte y la movilidad europeos respondan a una red cohesionada social y territorialmente”, ha subrayado la ministra ante de destacar que “es esencial trabajar para que las políticas de transporte y movilidad se dirijan a mejorar la calidad de vida de las personas”. En esta línea, Raquel Sánchez ha explicado que su deber como ministros europeos de Transporte es “diseñar las políticas de forma que faciliten todos aquellos derechos que definen a la Unión Europea” y ha incidido en la necesidad de trabajar conjuntamente desde todas las instancias para “garantizar soluciones integrales para la ciudadanía”.

En ese sentido, la titular del Mitma ha señalado que “la movilidad es un derecho que ha de poder ejercerse en igualdad de condiciones, con independencia de si residimos en una ciudad o en un pequeño pueblo, de si nuestro nivel de renta es alto o bajo, de si tenemos o no limitaciones físicas o de si disponemos de un vehículo privado o carecemos de él”. Así, según ha resaltado, “todos los modos de transporte desempeñan un papel fundamental para facilitar la cohesión territorial y social y la conectividad interna y externa de Europa”.

La movilidad rural y transfronteriza, clave en la Declaración

Los ministros europeos, a los que se unieron también representantes de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC) y de la Comisión Europea, debatieron sobre cómo la política europea de transporte puede contribuir a la cohesión social y territorial, dentro y fuera de las fronteras nacionales, y compartieron experiencias e iniciativas innovadoras para conseguirlo. Han coincidido en que promover una red integrada y accesible de transporte debe ser una de las prioridades de las administraciones públicas. Por eso, la Declaración de Barcelona hace hincapié en la necesidad de adaptar las soluciones de movilidad a las características específicas de cada contexto, contando siempre con la participación de sus habitantes para los procesos de diseño y ejecución de nuevas políticas.

En concreto, los representantes europeos han debatido sobre los sistemas de movilidad en las zonas en declive demográfico, reconociendo la importancia de desarrollar estrategias de movilidad rural sostenible, de acuerdo con las competencias respectivas a nivel nacional. Al respecto, los ministros han pedido a la Comisión Europea promover el intercambio de ideas sobre cómo aprovechar el transporte y la movilidad como herramientas para la cohesión social y territorial, considerando los retos de las zonas urbanas y rurales, insulares, periféricas, montañosas, y, especialmente, las transfronterizas y poco pobladas.

Por ejemplo, demandan el apoyo de la Comisión para iniciar proyectos piloto innovadores en áreas de reto demográfico con los que impulsar una movilidad que responda mejor a las necesidades de las personas, haciendo un uso eficiente de los recursos públicos y potenciando el desarrollo de infraestructuras y servicios ferroviarios transfronterizos de pasajeros en la Unión. 

Igualdad e inclusión en el centro de las políticas de transporte

El papel de la mujer en el transporte también se recoge en la Declaración de Barcelona, destacando la importancia de incorporar la perspectiva de género e igualdad al diseño de las políticas de transporte y movilidad, empezando por la recopilación de estadísticas que proporcionen datos suficientemente desglosados.

Además, los Estados miembros han insistido en la importancia de mitigar los casos de pobreza en la movilidad en el territorio comunitario. Para ello, se han comprometido a proporcionar datos completos y coherentes que sirvan para evaluar la desigualdad en el transporte. La Declaración de Barcelona recuerda que la accesibilidad también debería figurar entre las principales prioridades de cualquier sistema de transporte, prestando especial atención a las personas con discapacidad y/o movilidad reducida. El documento señala, además, que la seguridad es un pilar fundamental en el transporte, subrayando la importancia de aplicar estrategias de seguridad vial que incluyan medidas para los usuarios de la vía pública, e inversiones en infraestructuras que contribuyan a proteger a los más vulnerables, especialmente peatones, ciclistas y motociclistas.

Hacia un transporte más sostenible, resiliente y digital

La Presidencia española se acerca con esta declaración al principal objetivo de dar continuidad a la transformación que ya está en marcha en el sector de transporte para hacerlo más sostenible, resiliente y digital. Los ministros se han comprometido a impulsar políticas que fomenten el progreso en tecnología y transformación digital, como sistemas de transporte inteligentes, análisis de datos en tiempo real, entorno de intercambio de datos y aplicaciones móviles que puedan mejorar la eficiencia, la fiabilidad y la resiliencia de los servicios de movilidad y transporte y, por lo tanto, la experiencia del usuario de los servicios de transporte.

También han resaltado la necesidad de promover y fomentar los avances en la descarbonización de todos los modos de transporte y reconocido el papel de fomentar la competencia, la multimodalidad y la resiliencia de la red de transporte, tanto en relación con los pasajeros como con las mercancías.

Comentarios