La Guardia Civil investiga a 2 trabajadores de un taller por manipular tacógrafos de camiones

Foto de archivo
Foto de archivo
La Guardia Civil esta llevando a cabo una investigación sobre dos trabajadores de un taller mecánico por la presunta manipulación de los tacógrafos de los camiones de una empresa de transportes
La Guardia Civil investiga a 2 trabajadores de un taller por manipular tacógrafos de camiones

La Guardia Civil de Tráfico de Pontevedra ha iniciado una investigación sobre dos trabajadores de un taller de la localidad pontevedresa de Lalín por el supuesto delito de manipulación de tacógrafos a camiones.

Los dos trabajadores de un taller autorizado para la instalación de tacógrafos, realizaron prácticas ilegales en los dispositivos de control de cuatro vehículos pertenecientes a una empresa de transportes afincada en un municipio costero de la comarca de O Salnés.

Ha sido como resultado de la operación de control de la Guardia Civil denominada “Truck”, como se ha descubierto la manipulación de los tacógrafos, una operación de control que permanece abierta y se desarrolla en toda la provincia de Pontevedra, por lo que no se descartan que se conozcan nuevos investigados o detenidos durante el desarrollo de la misma.

De acuerdo con la información proporcionada, los agentes detectaron en estos camiones que los dispositivos superaban el 4 por ciento de margen de error admitido por la normativa legal; por lo que concluyeron que los tacógrafos mostraban claros indicios de haber sido manipulados. Los transportistas y las empresas que recurren a la manipulación del tacógrafo pretenden que los conductores de los camiones puedan realizar más horas de las permitidas en el reglamento de la Dirección General de Tráfico o que puedan superar el límite máximo de velocidad fijado para este tipo de vehículos, para realizar los transportes en menor tiempo.

Recordemos que hasta el año 2020 las multas por manipular un tacógrafo era sólo económicas; Pero con las medidas implantadas desde entonces lo que se consideraba una falta grave, pasó a convertirse en delito penal que llega a poder acarrear penas de cárcel para los transportistas o las empresas que manipulen los dispositivos de control.

Por lo tanto, en este caso los dos empleados del taller de Lalín podrían enfrentarse a un futuro jurídico incierto de probarse la práctica delictiva detectada por la Guardia Civil. La Fiscalía de Seguridad Vial remitió en su momento a todos los cuerpos de vigilancia e inspección de tráfico y transporte, tanto estatales como autonómicos, el procedimiento a seguir en casos de manipulación fraudulenta del tacógrafo, tras la doctrina dictada por el Tribunal Supremo que considera que ciertas actuaciones deben ser tramitadas por vía penal, y no sólo con una sanción económica. 

Comentarios