La seguridad vial infantil sigue siendo un asunto pendiente en 2023

Foto: AESVI
Foto: AESVI
Deben diseñarse políticas educativas sobre el uso correcto de las sillas infantiles que primen  sobre las políticas sancionadoras actuales. 
La seguridad vial infantil sigue siendo un asunto pendiente en 2023

Arranca un nuevo año en el que la Dirección General de Tráfico ha dado a  conocer el balance provisional de siniestralidad vial durante 2022: 1145 personas han fallecido en las  carreteras españolas, un 14% más que en 2021. Datos terribles, inasumibles para cualquier sociedad, que  obligan a realizar una reflexión profunda acerca de la estrategia de seguridad vial y las medidas que se  están tomando para reducir la mortalidad viaria.

Aunque en la presentación de este balance no se han dado a conocer los datos oficiales y definitivos relativos a los niños y las niñas víctimas de accidentes y siniestros de tráfico, los miembros de la Alianza  Española para la Seguridad Vial Infantil, AESVi, ya sabemos que, un año más, estos datos serán negativos  y volveremos a lamentar el fallecimiento de niños pequeños en las vías de circulación. En 2020 fallecieron  17 niños menores de 14 años y en 2021 fueron 11 las vidas infantiles, datos muy alejados del objetivo de  cero víctimas infantiles que persigue AESVi. 

Por ello, desde AESVi urgimos a las autoridades competentes a abordar de manera inmediata todos los  asuntos que aún quedan pendientes para garantizar la seguridad vial infantil, ya que resulta evidente que  el endurecimiento de las sanciones por no utilizar sistemas de retención infantil o utilizarlos de manera  incorrecta (aumentan de 3 a 4 los puntos a detraer) que recoge la nueva Ley de Tráfico que entró en vigor  en 2022 es claramente insuficiente.  

Como único foro de expertos nacionales e internacionales en seguridad vial infantil, en AESVi seguimos  insistiendo a las autoridades competentes en la necesidad urgente de un giro en la estrategia de seguridad  vial y basarla en la investigación de las causas de los accidentes. El conocimiento extraído de estas  investigaciones unido a la coherencia y al compromiso firme de poner el foco en la seguridad vial infantil,  permitirá poner en marcha las acciones y herramientas realmente eficaces y efectivas para alcanzar el  objetivo de reducir a cero los fallecimientos y lesiones graves entre los niños y niñas víctimas de accidentes  y siniestros de tráfico.

Y no solo esto. Para los padres y madres proteger la vida de sus hijos está por encima de cualquier multa  o sanción, por eso es imprescindible invertir en políticas educativas en lugar de basar la seguridad de los  menores en políticas sancionadoras. Es imprescindible que se pongan en marcha campañas de educación  vial y de formación técnica sobre el uso correcto de las sillas infantiles para evitar la pérdida de eficacia  de estos dispositivos de seguridad si se utilizan de manera inadecuada. En el momento en el que los padres  y madres entiendan realmente por qué, en caso de accidente, utilizar una silla infantil de manera correcta  salva la vida de sus hijos y evita que sufran lesiones graves, evitar la sanción dejará de ser un motivo relevante. 

Y es urgente y de vital importancia para la seguridad vial infantil transmitir a las familias información veraz  y contrastada basada en la investigación y el rigor científico como la que ofrece el estudio realizado por  AESVi acerca del peligro de las sillas infantiles adquiridas en el mercado de segunda mano. La transmisión  de este tipo de información y conocimiento alerta a las madres y los padres del riesgo que supone para la  seguridad de sus pequeños utilizar sillas infantiles adquiridas en este mercado de segunda mano sin  ningún control ni garantía, ya que ha quedado demostrado que 9 de 10 sillas compradas en este mercado  no cumplirían hoy los criterios de seguridad con los que en su día fueron homologadas.  

El compromiso de AESVi es trabajar para que se pongan en marcha medidas concretas y eficaces que  garanticen que ningún niño fallezca o sufra lesiones graves a causa de accidentes de tráfico. 

La seguridad vial infantil sigue siendo un asunto pendiente en 2023