El conflicto entre el RACE y las empresas de auxilio en carretera se extiende a Lérida

Imagen de una grúa de asistencia en carretera. Foto de archivo
Imagen de una grúa de asistencia en carretera. Foto de archivo
La situación es similar a la que se mantiene desde hace más de un año entre las empresas de auxilio en carretera de Euskadi y el RACE
El conflicto entre el RACE y las empresas de auxilio en carretera se extiende a Lérida

Se posterga el servicio a los asegurados de las compañías a las que RACE presta servicios de asistencia en viaje debido a la insuficiencia de las tarifas de RACE para cubrir los costes de las asistencias en carretera en la provincia de Lérida

Según informa la Alianza Nacional de Auxilio en Carretera, se cumple una semana desde que en una buena parte de la provincia de Lleida, las empresas de auxilio en carretera se han visto obligadas a postergar los servicios a los asegurados de las compañías a las que RACE presta servicios de asistencia en viaje como Liberty, Pelayo, Caser y Génesis, a las compañías de Renting y alquiler de vehículos Leaseplan, Atlon, Centauro y Avis, así como a varios grupos de automoción como Stellantis, Grupo Vag (Audi, Volkswagen, Seat y Skoda), Isuzu, Lexus, Volvo, Aprilia, Derbi, Harley y Kawasaki,  a consecuencia de la negativa del Real Automóvil Club de España a revisar al alza las escasas tarifas que pagan a las empresas de auxilio por sus servicios y que no alcanzan a cubrir los costes de explotación para prestarlos adecuadamente. 

Los servicios de grúa en las zonas de Lleida, son especialmente complicados por encontrarse en zonas poco pobladas y los tiempos de llegada al auxilio de los conductores que han visto sus vehículos averiados o siniestrados aumentan considerablemente, sin que RACE abone unas tarifas que cubran suficientemente las tareas desempeñadas y el tiempo empleado en realizar estas asistencias. Por tanto, los servicios se prestan en último lugar una vez no haya demanda de otras aseguradoras, plataformas de asistencia o autoclubes que sí pagan los servicios por encima de los costes de explotación. 

Ante las reclamaciones de subidas económicas de dichas tarifas al efecto de que cubran los costes necesarios y no impliquen pérdida para las empresas de auxilio radicadas en esas comarcas la respuesta de RACE ha sido negativa, desplazando grúas de otras empresas foráneas a hacer esos servicios, que pese a su mayor gasto para el autoclub, parecen tener el objetivo implícito de sustituir la cobertura de las empresas de grúas ilerdenses, lo que ha determinado a éstas a postergar los servicios de RACE priorizando los del resto de aseguradoras o plataformas que sí que abonan tarifas suficientes para cubrir los costes mínimos de los servicios y operaciones auxiliares a los mismos.

Además de trasladar a RACE que su política de precios imposibilita de facto un servicio eficiente en Lleida, las empresas de auxilio en carretera acusan al autoclub de continuar incumpliendo la legislación sobre indexación de tarifas a los precios del carburante y así como aumentando la morosidad en los pagos de transporte.  

En una maniobra similar a la acontecida hace un año en el País Vasco y que llevó a dejar de prestar de servicios a RACE por las empresas de auxilio de Euskadi, el RACE parece ser que, antes de entablar conversaciones para solventar el conflicto generado, ha preferido subcontratar con alguna empresa de fuera de Lérida para intentar cubrir los servicios que no prestan las radicadas allí, lo que podría enconar aún más el problema de asistencia en las zonas de más difícil acceso, al multiplicarse los tiempos de espera hasta que sea posible efectuar los servicios, con el único fin de no dejar desasistidos a los conductores asegurados, víctimas de la política comercial del RACE, indican desde Alianza.

De hecho, en estos momentos ya son muchos los usuarios que están sufriendo demoras importantes, así como un servicio deficiente a diferencia del resto de los usuarios que sí reciben el servicio que han contratado. Las empresas de auxilio ilerdenses afectadas, confían en que el RACE recapacite en su decisión por el bien de sus clientes y de la seguridad vial en general. En este sentido manifiestan su predisposición a encontrar las soluciones necesarias para revertir esta situación a la vez que piden disculpas a los usuarios afectados por esta situación. 

Asimismo, desde todas las entidades del sector ya se están tramitando las correspondientes denuncias por las posibles irregularidades laborales, en materia de transportes y en autorizaciones de las actividades de empresas que no cumplan con la legislación vigente en la provincia de Lleida. 

A través de su portavoz, Xavier Martí, la Alianza muestra su decepción por esta reincidencia “…en los problemas ya enquistados en el País Vasco, motivo por el que muy probablemente esté siendo la compañía peor valorada por las empresas de auxilio arriesgándose a perder proveedores día tras día, a diferencia de otras compañías que están procediendo a realizar una actualización real de sus tarifas para cubrir los costes de los servicios”.

Comentarios