Impuesto para los grandes buques en los puertos catalanes. Opinión

Imgen del Puerto de Barcelona
Imgen del Puerto de Barcelona
Las emisiones de óxidos de nitrógeno durante las escalas en puerto de los buques, son una de las principales fuentes de contaminación en la atmósfera
Impuesto para los grandes buques en los puertos catalanes. Opinión
Borja Quereda Rueda, abogado en International Transport Lawyers
Borja Quereda Rueda, abogado en International Transport Lawyers

El transporte marítimo, bien sea de carga o pasajeros, es uno de los principales medios de transporte en el mundo, atravesando diariamente el globo y atracando en los puertos para descargar.

Aun así, también es cierto que las emisiones de óxidos de nitrógeno durante las escalas en puerto de los buques, son una de las principales fuentes de contaminación en la atmósfera, junto con las de dióxido de azufre.

Por ello, con el objetivo de reducir las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) y de materia particulada (MP),en Catalunya se ha desarrollado un texto legal, cuya iniciativa se apoya en la necesidad de combatir la contaminación marina, fijando un marco legal que grava a los grandes buques en función de sus emisiones contaminantes. 

En la actualidad se encuentra en fase de presentación de enmiendas a la totalidad, por lo que aún habrá que esperar para su implementación, pero vamos a examinar las principales características de dicho tributo y las posibles repercusiones.

Principales características del impuesto

1.- Se trata de un tributo propio, directo y de carácter extrafiscal, es decir, se trata de un tributo creado y regulado por la propia comunidad autónoma, que recae sobre las personas físicas o jurídicas teniendo en cuenta la capacidad económica del contribuyente y tiene un objetivo finalista de mejora de la calidad del medioambiente.

2.- Grava las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) y de materia particulada (MP) y esto debido a que en los últimos años se ha incrementado la emisión de este tipo de gases y partículas nocivos.

3.- El objeto de aplicación del impuesto son los grandes buques (> 5.000 Tm de arqueo bruto), afectando, indistintamente a los buques de carga y/o pasajeros que superen tal límite.

4.- La base imponible se aplica en base a distintos factores de carga y de emisión de los motores, fase operativa del barco (aproximación, fondeo o atraque), potencia de los motores y tiempo invertido en cada fase (expresado en horas). Si bien se contemplan exenciones y bonificaciones al citado tributo.

5.- El tipo impositivo será de 1 euro/kg para el año 2023, incrementándose progresivamente hasta los 3'5 euros/kg en 2026.

6.- El criterio del devengo se aplicará una vez finalizada la escala en el puerto catalán;

7.- Sistema de gestión: autoliquidación trimestral a presentar por el consignatario.

Vemos, por lo tanto, que, aunque se trata de un tributo que puede reportar unas recaudaciones considerables (unos 7 millones de euros anuales en favor de las arcas públicas: 760 euros estimados por buque). El capital recaudado se destinaría al Fondo para la Protección del Ambiente Atmosférico que combate el impacto medioambiental del transporte marítimo y a la reducción de la contaminación por NOx y MP.

Si bien es cierto que la propuesta ha venido acompañada de un intenso debate entre los diferentes agentes económicos en cuanto su aplicación genera ciertas dudas, entre las que destacamos:

1.- Al tratarse de un tributo únicamente aplicable en Cataluña, ¿Podría suponer la pérdida competitiva de los puertos de interés general, como Tarragona o Barcelona, respecto a otros libres de tal gravamen?

2.- Esta “deslocalización de escalas”, además del posible impacto negativo en la competitividad de la economía catalana también podría dar lugar a un aumento del tráfico terrestre para el transporte de las mercancías, aumentando consecuentemente el volumen de emisiones de CO2 y produciendo un efecto contrario al deseado.

Aún es pronto para sacar conclusiones o vaticinar el resultado que previsiblemente nos traiga la implementación de esta nueva norma, si bien, antes de ello resta un proceso de aprobación normativa, y adecuación a los principios del derecho nacional e internacional. 

Un artículo de Borja Quereda Rueda, abogado en International Transport Lawyers https://internationaltransportlawyers.com/es/inicio/

Comentarios