Opinión

Coeficientes reductores y la jubilaciòn de los conductores profesionales. Camionero García. Opinión

"Es muy importante dar pasos en la mejora de las condiciones laborales de los conductores profesionales y la jubilación y sus coeficientes reductores"
Foto de archivo
Foto de archivo
Coeficientes reductores y la jubilaciòn de los conductores profesionales. Camionero García. Opinión

Disposición adicional segunda: 

Las partes firmantes de este II Acuerdo General están convencidas de la necesidad y procedencia del establecimiento de un sistema de coeficientes reductores de la edad de jubilación para el colectivo de conductores profesionales, en atención a la mayor penosidad, siniestralidad y peligrosidad de sus condiciones de trabajo, por lo que se comprometen a desarrollar las actuaciones conducentes a tal finalidad. 

Este texto pertenece al último párrafo del II ACUERDO GENERAL PARA LAS EMPRESAS DE TRANSPORTE DE MERCANCÍAS POR CARRETERA, texto que es un Acuerdo Marco para las relaciones laborales entre empresas y operadores de transportes y los trabajadores del sector, ya sean personal de oficinas, almacenes o de movimiento (conductores). 

Este acuerdo lo firman por la parte de las empresas, la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) y por la Confederación Española de Operadores del Transporte (CEOT) y por la parte de los trabajadores, los sindicatos Comisiones Obreras (CCOO) y la Unión General de Trabajadores (UGT) y se publica en el BOE número 76 del 29 de marzo de 2012. Ya ha llovido desde entonces. 

Pues bien, decir que la jubilación a través de unos coeficientes reductores para los conductores profesionales no es cosa reciente, como no lo es, la reivindicación por parte de los sindicatos de dicha cuestión. 

A los sindicatos les podemos acusar de falta de comunicación con los trabajadores, de no esforzarse en mantener o aumentar la filiación o de no informar a través de asambleas en los centros de trabajo, a los trabajadores, cuestiones tan importantes como estas o de las negociaciones de los convenios colectivos. Pero no podemos negar que se hayan apartado de esta reivindicación tan importante. 

Si hay que dejar muy claro que esta patronal del transporte no ha movido un dedo en esta cuestión y son ellos los únicos responsables de no avanzar en la negociación de la jubilación anticipada o de las enfermedades profesionales que atañen al sector. 

Son ellos, los jefes de las empresas los que en estos últimos años, doce o más, los que están haciendo que no haya relevo generacional y los únicos responsables del abandono de los trabajadores de esta actividad. Ellos y todos esos que hacen seguidismo del discurso antisindical propagado desde las empresas, esos que negocian sus condiciones con su patrón y que además aplauden y justifican que si su patrón no cobra un precio justo no les pueden pagar, ignorando a sabiendas que sus condiciones laborales las marca su convenio colectivo. Pero además lo proclaman como única verdad en las redes sociales o cualquier charla de bar. 

Pero desde aquí no les voy a juzgar como incapaces mentales, sino que les voy a dar una gran bienvenida a la defensa de la legalidad vigente, porque ya es hora de que aquellos, unos pocos por intereses personales y otros muchos porque les leen, escuchan o ven se están dando cuenta del engaño en que vivían durante tantos años. 

Pero vamos al tema. 

El primer texto de este artículo se refiere en concreto a avanzar en la búsqueda de un acuerdo para la jubilación anticipada de los conductores profesionales, por sus condiciones de penosidad, siniestralidad y peligrosidad en que desarrollan su profesión. Una negociación que siempre choca con la parte empresarial, esa que dice estar tan interesada en dar a sus trabajadores unas mejores condiciones laborales, o eso proclaman en algunos de esos foros y congresos en los que se reúnen. 

Pues sí, es muy importante dar pasos en la mejora de las condiciones laborales de los conductores profesionales y la jubilación y sus coeficientes reductores sería un buen inicio para atraer gente joven al sector. 

También lo son el reconocimiento de las enfermedades profesionales, la conciliación familiar, las jornadas interminables, los salarios y la seguridad en el trabajo, sobre todo cuando esta profesión está en la punta de la pirámide en mortalidad por accidentes laborales y de la morbilidad por las condiciones en que se realiza su trabajo.

Pero estos temas se deben tratar en la negociación y no dudo que así sea en el III Acuerdo General, pero la historia del transporte nos dice que hay causas justificadas para dudar de esta negociación. 

¿Por qué iba a ser diferente el III ACUERDO?

Visto su proceder, cualquier mejora firmada no tiene ningún valor para la parte de los empresarios y para la otra parte, la de los trabajadores sería como hasta ahora, una espada de Damocles que destruye sus vidas y les expulsa del sector. 

Un mensajito para aquellos que denostan a los sindicatos y hablan y defienden lo que soportan las sufridas empresas, convirtiéndose en cómplices de su propia desgracia y que son conductores por cuenta ajena. 

Hay una parte que no está por la labor de que te jubiles antes, porque no quieren poner más dinero en las cotizaciones, no porque no tengan conductores que releven generacionalmente a los actuales, sino por su egoísmo imparable donde la seguridad de sus trabajadores y las condiciones laborales de estos les importa más bien poco si las mercancías llegan a destino. Son estas, las empresas o sus asociaciones firmantes en 2012, que ya hace 12 años y más que llevan poniendo palos en las ruedas de sus propios camiones para que los conductores profesionales, sus conductores no se jubilen dignamente y anticipadamente. 

No busquéis en los políticos o en la política al enemigo, ellos no son más que meros avalistas de los acuerdos entre trabajadores y empresas, negociación colectiva que garantiza nuestra constitución, ni hagáis caso a esos gurús que dicen que las empresas sufren un acoso fiscal y por ello los trabajadores deberíamos recibir los salarios brutos y de ahí que el estado nos descontara las cotizaciones correspondientes, porque estos son unos iluminados que no hacen otra cosa que el caldo gordo a quien pretende que los trabajadores tengamos, menos derechos y más necesidad, ósea, perpetuar la precariedad. 

Reflexionar, analizar y no erréis el tiro, aunque muchos muchísimos disparéis a la diana equivocada.

Comentarios