Opinión

Vergüenza ajena sobre lo que se escucha de los inmigrantes en el transporte. Camionero García. Opinión

Hablar de mano de obra barata en España, refiriéndose a los trabajadores que llegan de otros países ya sean libremente o captados por empresas, es como mínimo, mentira
Un camionero al volante. Foto de archivo
Un camionero al volante. Foto de archivo
Vergüenza ajena sobre lo que se escucha de los inmigrantes en el transporte. Camionero García. Opinión

Uno no puede por menos qué sentir vergüenza ajena de lo que escucha y lee respecto a la inmigración en el sector del transporte por carretera.

Eso de hablar de mano de obra barata en España, refiriéndose a los trabajadores que llegan de otros países ya sean libremente o captados por empresas, es como mínimo, mentira, no cobran menos que los trabajadores españoles o los comunitarios establecidos en nuestro país.

Pero es de una necedad que duele, porque aquí las condiciones precarias las imponen las empresas, por lo tanto podríamos decir que los trabajadores españoles son mano de obra barata para las empresas.

Podría entender que un señor influenciado por lo que lee o escucha, sin reflexión alguna sobre el tema, se refiriera en esos términos, pero personas que dirigen asociaciones o comunicadores, cuando hablan en estos términos o tienen intereses o tienen mala intención.

Utilizar términos como que se pretende sustituir a conductores y transportistas españoles por mano de obra barata que están promoviendo para traer esclavos, es una indecencia, sobre todo cuando esto viene de una asociación empresarial, que no son otros que los que ofrecen esa precariedad a todos los trabajadores del sector, españoles y extranjeros.

Pero es más, en algún programa de YouTube se dice que traen más mano de obra barata extranjera, mientras los españoles están en el paro, refiriéndose a las captaciones en terceros países.

Esto es de una necedad que raya la imprudencia, porque es mentira cuando menos. Nunca en toda mi experiencia en el transporte un extranjero ha ganado menos que un español y si alguien conoce algún caso, lo debería haber denunciado, para que cayera todo el peso de la ley sobre su empleador.

Por lo dicho por estos señores, aquí, en España y en el sector del transporte por carretera todos somos mano de obra barata, pero no se refieren a quien de verdad son el problema y que incumplen los convenios o a los que ofrecen tal precariedad. Estos señores, apuntan a los inmigrantes como si fueran el problema y a mi me parece que en su forma de decirlo se denota cierto tufillo de xenofobia. 

En España la mayoría de las empresas tienen entre uno y dos camiones y una PYME puede llegar a tener doscientos, a partir de ahí sería una gran empresa. Por lo tanto, se entiende que la mayoría de los asalariados trabajan en pequeñas empresas y son mano de obra barata para ellas, lo digo por las condiciones que hay en el sector. 

Al igual se puede decir de aquellos autónomos que trabajan para grandes operadores por debajo de su coste, que los hay, se podría decir que son mano de obra barata para estos operadores, por ser más baratos que los propios asalariados. Vamos que son trabajadores que cargan con todos los gastos y con menos derechos que los asalariados.

Es penoso que sigamos así, es vergonzoso referirse a nuestros compañeros como un problema. Lo mínimo que podríamos hacer es ayudarles a integrarse y orientarlos para que no abusen de su necesidad.

Pero poco puede ayudar el que es cómplice de su miseria, porque aceptar que un empleador no pague por convenio porque entienden que no cobra un precio acorde con sus costes por su trabajo es de una ignorancia supina. Acaso su empleador le enseña la facturación, hablan del precio de los camiones que compra su jefe como si fuera su responsabilidad y del coste del gasoil como si fuera su problema.

En España por cierto, hay 52 convenios provinciales, donde la diferencia entre el que más cobra y el que menos es casi de la mitad o casi el doble, según se mire, por tanto una mitad de los españoles son mano de obra barata y la otra precaria por sus condiciones.

Y sí, en España cuando hay empresas que pagan acorde a los convenios, en vez de copiar el modelo y reivindicar de la misma manera, se le echa la gente encima para desprestigiar a dichas empresas y sus trabajadores. Debe ser cosa de la envidia además de ser mano de obra barata por aceptar condiciones precarias en las empresas para las que trabajan.

Así es como se define a la mano de obra barata en España, solo les interesa lo que ingresan en cuenta, sin preocuparse de la cotización y del camión que le van a dar.

Y como es probable que la mitad o más de los trabajadores del sector en España sean extranjeros, también es muy probable que estos pongan más denuncias sobre sus malos pagadores que los propios españoles, que están más a otras cosas que a las que pagan las facturas y ponen el pan sobre la mesa de sus familias.

Comentarios