Opinión

Accidente en Los Palacios. La opinión de Fernando Guillén

Esta semana nos hemos encontrado con una de las realidades más tristes en este sector;  un accidente que ha segado la vida de seis personas y causado heridas de gravedad a 4 más
Imagen del accidente de la AP-4 en un control de la Guardia Civil. Foto: DGT
Imagen del accidente de la AP-4 en un control de la Guardia Civil. Foto: DGT
Accidente en Los Palacios. La opinión de Fernando Guillén

Esta semana nos hemos encontrado con una de las realidades más tristes en este sector;  un accidente que ha segado la vida de seis personas y causado heridas de gravedad a 4 más. El más profundo penar y todas condolencias para las víctimas.

Sobre este desgraciado suceso se han realizado videos, yo mismo publiqué dos, se han escrito artículos, se ha debatido en redes sociales y, en definitiva, creo que se ha opinado todo lo que se puede opinar. No obstante, no podemos permitir que esto caiga en el olvido.

Mucho se ha hablado sobre el control realizado por la Guardia Civil, si estaba correctamente señalizado o no, también sobre el cansancio del conductor, incluso se ha responsabilizado a una antena 5G situada en las inmediaciones, esto último parece más bien una propuesta digna del Circo de la Tele de Gaby, Fofo y Miliki, y no merece la pena ni pensar en ella como no sea para tomarse una buena cogorza de cervezas. En cuanto a la situación del control, me parece difícil que salvo que el conductor no fuera atento a la conducción, fuera el causante directo del accidente, está en una zona con buena visibilidad, y no fue el único vehículo pesado que pasó por allí.

No obstante, la instrucción judicial esclarecerá esta y otras circunstancias, y la verdad de todo esto terminará saliendo a la luz a lo largo del proceso de investigación y del inevitable juicio que vendrá posteriormente. Lo que sí está claro es que en España carecemos de áreas de descanso que puedan ser utilizadas para este tipo de controles, como si existen en otros países, situadas convenientemente para que no puedan ser evitadas, y eso obliga a las autoridades a realizar estos controles en medio de la calzada.

Lo que si no es de recibo, es que un conductor sea encarcelado de forma indefinida y sin fianza, con los peregrinos argumentos dados por el Juzgado de Instrucción e Instancia 1 de Utrera, de guardia aquel día, y que acertadamente desmonto 48 horas después el Juzgado de Instrucción e Instancia 4 de la misma localidad que entiende del caso. Ahora será este juzgado el que lleve adelante el proceso de investigación previo a la determinación de la existencia de responsabilidades en un juicio oral.

El comportamiento de los sindicatos donde no nos consta ni una sola nota ni acción alguna para informarse de lo que pasaba con este hombre, es miserable. Las asociaciones empresariales, calladas, cuando deberían de mirar por la dignidad e imagen del sector. ¿Quizá se quedaron callados por el interés de no mover las brasas? No lo sé. Pero esto no puede terminarse aquí, no debe terminarse aquí, esto tiene que ser un punto de inflexión.

Nos queda el comportamiento de la empresa, que si tenemos que juzgarlo por su comunicado en redes sociales, es vergonzoso. No entiendo como los conductores de esa empresa no han tomado ya las de Villadiego, ante la muestra de lo que les espera en caso de sufrir un percance similar. Esperamos, todo el colectivo una profunda investigación, que se extienda a todo el personal de la empresa Transmoro, del primero, al último, que se investigue de forma exhaustiva como poco las dos últimas semanas de trabajo de ese conductor, que se realice una auditoría total sobre los archivos de tacógrafo de todos los conductores de esa empresa, y que esta investigación sea realizada conjuntamente por las autoridades inspectoras de Transportes y de Trabajo. Seis víctimas, y el propio conductor, exigen que la investigación se realice sin demora y hasta las últimas consecuencias, y de hecho, la empresa ya debería estar intervenida, no nos vayamos a encontrar con la sorpresa de una avería que destroza los discos duros donde se almacena la información clave.

Es posible que nos encontremos con un conductor que tiene todo correctamente realizado, que no ha cometido la mas minima falta, ni la más mínima imprudencia y aun asi, el accidente sucedió, y los accidentes no suceden porque sí, hay siempre una cadena de situaciones que terminan desembocando en el accidente. Tenemos que recorrerla, y desgranarla, para evitar que cosas asi, dentro de lo posible, puedan volver a suceder:

1.- ¿De donde procedía realmente el vehículo?
2.- ¿Se trataba de una doble conducción? ¿Porqué la empresa indica que el segundo conductor estaba a bordo por seguridad del primero?
3.- ¿Dónde engancho el viaje que terminó en accidente?
4.- Si el conductor estuvo en espera en Algeciras por ese remolque ¿Cuántos días estuvo esperando? ¿Descanso en lugar adecuado o lo hizo en su cabina tirado en cualquier esquina de esa localidad sin acceso a servicios básicos?
5.- Si por el contrario, como indican algunos, el remolque procedía de Marruecos y era el segundo conductor el que lo conducía ¿Está registrado correctamente ese trayecto? ¿Cómo están los descansos de ese conductor?
6.- En caso de que realmente el remolque se enganchara en el puerto de Algeciras, ¿a qué hora se cursó el aviso al conductor y a qué hora se produjo realmente el enganche de ese remolque?.

Porque imaginemos que a ese conductor le dicen a las 10 de la noche que acuda a enganchar, hay un retraso, no llega hasta las 12 de la noche, luego se demora la aduana y finalmente arranca a las 3 de la mañana, se señor no estaba en condiciones de conducir, porque el aviso se le dio muy tarde, se incumplieron todos los horarios, y no había descansado.

Seguro que hay más preguntas. Muchas más. Estas son solo algunas que los investigadores de la Guardia Civil, los Inspectores de Trabajo y Transportes y los Peritos designados deben, como poco, realizarse. 

Y sobre todo, de descubrirse, como algunos nos tememos, irregularidades en este sentido, no pueden frenarse las actuaciones solamente centrándose en este conductor, sino que tienen que extenderse a toda la empresa, es más, quizá, si efectivamente como nos tememos muchos esto se debe a un cansancio acumulado, es más, deberían extenderse a todo el sector, y las autoridades deberían empezar a cuestionar los sistemas, modos y efectivos destinados al control de empresas que abusan continuamente de la doble conducción, un sistema de explotación que es ajeno a cualquier normativa laboral y que no se entiende porqué no se ha cuestionado en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

El conductor asumirá las consecuencias penales que le correspondan, por supuesto, ya está asumiendo ahora las consecuencias psicológicas, de eso que no le quepa duda a nadie, y son durísimas, pero nuestro compañero no es ningún asesino, y deben investigarse todas las circunstancias que rodean este desgraciado siniestro, todas, sin excepción, sin complacencia, sin compadres políticos y empresariales, y que cada palo aguante su vela.

¡¡Buena ruta a todos!!, y recordar: tenemos una enorme responsabilidad, actuar con cabeza, con sentido, y si hay que decir, NO, se dice No. Tu vida, y la de los demás, valen más que tu empleo.

Más artículos de Fernando Guillén. Prohibida su reproducción total o parcial sin citar la fuente original y sin la autorización expresa y por escrito del autor o el editor.

Comentarios