Opinión

Despido nulo: Repasando una setencia. La opinión de Fernando Guillén

Tenemos una sentencia, confirmada por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia en resolución 4669/2023 de fecha 27/10/2023
Imagen de archivo
Imagen de archivo
Despido nulo: Repasando una setencia. La opinión de Fernando Guillén

Tenemos una sentencia, confirmada por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia en resolución 4669/2023 de fecha 27/10/2023. Esa sentencia viene a confirmar otra, que es la que vamos a ver aquí porque resalta los contenidos que nos interesan a todos, Juzgado de los Social 3, de Santiago de Compostela, 153/2023 de fecha 31/03/2023. La empresa es TIR Compostela, se puede indicar ya que las sentencias son públicas, no desvelamos nada raro. Aquí el texto completo de la sentencia: https://drive.google.com/file/d/1R9LDO9vP1KhxMjkxgASS0i5SYZZcmI68/view?usp=sharing

Bien, tenemos a un conductor que comienza a trabajar para la citada empresa el día 14/03/2022,  El 22/06/2022, el demandante envió un burofax a la empresa reclamando determinados conceptos de convenio además de horas extraordinarias. La empresa lo recibe el día 23 y el día 27 lo despide alegando "bajo rendimiento, indisciplina, quebranto de la buena fe". El 22/07/2022, después de los pertinentes actos de conciliación, se presenta la demanda en el Juzgado de lo Social.

Primer dato, el juzgado tarda casi un año en tomar una resolución. Esto teneis que tenerlo en cuenta aquellos que confiéis en la rápida resolución de las controversias por vía judicial.

Bien. Vamos a ver que dice el juzgado sobre las pretensiones del demandante.

Primero de todo, el juez analiza la carga de prueba, los documentos y declaraciones. El demandante, el actor, presenta nóminas, registro de tacógrafo y hojas de ruta, con el fin de demostrar las horas de trabajo realizadas y el trabajo que tenía asignado. También las capturas de pantalla del servicio de mensajería Whatsapp y el burofax.. Por su parte, la empresa presenta un Registro Horario realizado por la misma empresa, que el juzgado admite, asi como la carta de despido justificando los motivos del expediente disciplinario.

Veamos los Fundamentos de Derecho en los cuales el juzgado basará su sentencia:

Sobre la captura de mensajes del Whatsapp

"Respecto de la admisibilidad de los mensajes de whatsapp, ha de recordarse con la STSJ Galicia de 28-01-2016 (recurso de suplicación 4577/15) que, para alcanzar plena virtualidad probatoria y previamente para considerar una conversación de WhatsApp como documento -a los fines del proceso laboral-, sería preciso que se hubiese aportado no sólo la copia en papel de la impresión de pantalla o, como se denomina usualmente, «pantallazo» que es lo único se cumple por el actor-, sino una transcripción de la conversación y la comprobación de que ésta se corresponde con el teléfono y con el número correspondientes. Esto podría haber conseguido a través de la aportación del propio móvil del Sr. Bernardo y solicitando que, dando fe pública, el LAJ levante acta de su contenido, con transcripción de los mensajes recibidos en el terminal y de que éste se corresponde con el teléfono y con el número correspondientes; o, incluso, mediante la aportación de un acta notarial sobre los mismos extremos."

Es decir, los mensajes no se tuvieron en cuenta por parte de la sala.

Sobre el burofax, no se cuestiona, al ser un medio perfectamente fehaciente de comunicación. Queda claro su envío y la fecha de recepción

Sobre la carta de despido.

"La carta de despido tiene carácter constitutivo por lo que en ella deben figurar los concretos hechos y causas que lo motivan, sin que tengan virtualidad determinante de la procedencia del despido las causas invocadas en el acto de la vista en la que se dilucida la impugnación del cese. Consta admitida por la empleadora la recepción del escrito de reclamación del actor de 23 de junio de 2022.

Dada la proximidad temporal entre la reclamación y la comunicación del cese, la inversión de la carga probatoria exigía que la empresa probase la objetividad de los hechos atribuidos en la carta de despido y su desvinculación causal con aquélla."

Es decir, la empresa tiene que probar los hechos que denuncia en su carta de despido, y estos no se pueden acreditar. Por tanto, la sala rechaza las motivaciones de este despido, y lo atribuye a la reclamación del conductor realizada con el burofax, de hecho, fijaros lo que dice en este apartado:

"Se dice que el trabajador ha incurrido en descenso continuado y voluntario de rendimiento. Al respecto, sin constar amonestación o requerimiento previo alguno, únicamente contamos con la testifical de una de las jefas de tráfico de la empresa que ha manifestado que al principio el actor facilitaba las cosas y después ya no. Otra de las jefas de tráfico, igualmente vinculada a la empresa, y con responsabilidad en la misma, con las dudas de parcialidad objetiva que ello introduce en la valoración de su testimonio, ha señalado, también sin ubicación temporal concreta, que antes el actor tenía una buena relación y al final, no era tan colaborador. Han relatado las testigos que, desde que empezó a hacer reclamaciones, el demandante hacía pausas más largas y perjudicaba tiempos con los clientes. No hay acreditación objetiva que corrobore ni lo uno ni lo otro. Una de las jefas de tráfico, la Sra. Constanza reconoce que en un mensaje documentado en el documento 5 del actor, página 2, indica al actor que descargue sin quitar la tarjeta "para no romper el descanso", alegando en juicio que la razón era que no se podía considerar tiempo de disponibilidad.

La empresa realiza otra serie de acusaciones que el juez desmonta, como manipulación del tacografo, incumplimiento en los repostajes, tiempos de descanso más largos etc etc. 

Pero por favor, fijaros en este párrafo, vital:

"Ese absoluto vacío probatorio, habiendo aportado la actora un indicio de que la conducta de la empresa puede obedecer a su voluntad de represalia, dada la reclamación inmediata anterior, determina la estimación de la pretensión principal de la demanda.

En el mismo sentido, ha informado el Ministerio Fiscal."

Es decir, el juez ve indicios de un comportamiento que puede caer en un ilícito penal, y da parte al Ministerio Fiscal para que actúe de oficio. No un youtuber y sus socios de negocio, no, el juez. Esto ya es más serio.

Bien sigamos. El demandante considera que se le deben abonar 2966,40 euros en concepto de horas extras, considerando que su contrato es de lunes a sábado por 40 horas semanales.

En este sentido, la sentencia recoge los preceptos legales para la regulación del tiempo de trabajo, y en concreto se remite primero al II Acuerdo General de Empresas de Transporte de Mercancías, luego al Real Decreto 1561/1995, que ya divide tiempo de trabajo y tiempo de conducción, usando para la medición de este último el Reglamento 561/2006, es decir, el tiempo de conducción, como todos sabemos forma parte del tiempo de trabajo y nuestra jornada de trabajo está regulada por el Real Decreto 1561/1995. Otra bofetada para los negociantes de redes sociales, acreditando el nivel de conocimiento de sus "expertos".

Ademas, la sentencia recoge que la aportación de los datos del tacografo, al no presentarse convenientemente peritada, no tiene validez. Tampoco tiene validez el registro diario del conductor

La parte demandada aporta el Registro Horario. La sala tampoco lo toma en consideración al ser realizado por la propia empresa, aunque cumple el requisito de su presentación formal. 

Finalmente, la sala falla que el despido es declarado nulo, condena a la empresa al pago de los salarios de tramitación (los salarios dejados de percibir desde el despido a la fecha de reincorporación), una indemnización por 7500 euros, pero rechaza el pago de horas extraordinarias

La sentencia es de obligado cumplimiento incluso con recurso. En caso de recurso, puede no ser readmitido en su puesto, pero tendrá que abonar los salarios igualmente asi como las cotizaciones a la seguridad social. También el trabajador, si cobra prestaciones por desempleo, no tendrá que reintegrarse, pero el empresario las descontará del importe de los salarios de tramitación y las ingresará a la Seguridad Social.

Esta sentencia por tanto demuestra varias cosas:

1.- La importancia de hacer las cosas bien: la comunicación fehaciente a la empresa por burofax fue clave en todo este asunto.

2.- No es suficiente lo que nosotros creemos que es justo, en una Sala de justicia tenemos que poder demostrarlo de forma indubitable: datos tacografo peritados, comunicaciones fehacientes, descarga en el propio juzgado de nuestro teléfono móvil para que se puedan acreditar los datos del Whatsapp.

3.- Tener especial cuidado en no caer en provocaciones de la empresa: no discutir, no hacer nada que pueda acreditarse posteriormente como un daño para empresa y sus clientes. Seguir comportándose de forma totalmente profesional.

4.- Nuestra regulación laboral no es el Reglamento 561/2006, ni ninguna norma o directiva emanada de la Unión Europea: es el Real Decreto 1561/1995 de Jornadas Especiales de Trabajo.https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1995-21346, que ya se va actualizando con las diferentes directivas de la UE, y que ya regula el tiempo de conducción a través del Reglamento 561/2006, el Convenio Colectivo y el II Acuerdo General de Empresas de Transporte de Mercancías, pero estos dos últimos no pueden imponer condiciones peores que el 1561/1995 salvo que alguien se empeñe en llevarle la contraria al juez o al Tribunal Superior de Justicia de Galicia desde alguna localidad mediterránea, aunque en realidad, todas las sentencias se van siempre a referir a estas normativas cuando toquen temas como la jornada de trabajo.

Más artículos de Fernando Guillén. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización expresa y por escrito del autor o el editor.

¡¡Buena ruta a todos!!.  Y espero que la lectura os sea útil.

Comentarios