Opinión

El tacógrafo, la disponibilidad y el tiempo de presencia. La opinión de Fernando Guillén

"¿Qué diferencia existe entre presencia y disponibilidad? ¿Cuándo llego a un almacén y me tienen esperando estoy trabajando o estoy en disponibilidad?"
Imagen de un conductor de camión, Foto de archivo
Imagen de un conductor de camión, Foto de archivo
El tacógrafo, la disponibilidad y el tiempo de presencia. La opinión de Fernando Guillén

A pesar de toda la presunta formación que recibimos los conductores, te encuentras a día de hoy con cuestiones que deberían estar ya perfectamente claras, una de las preguntas que más se repiten es sobre la disponibilidad. ¿Cuánto tiempo estoy en disponibilidad en carga y descarga?¿Es disponibilidad o es descanso el tiempo de comidas? ¿Qué diferencia existe entre presencia y disponibilidad? ¿Cuándo llego a un almacén y me tienen esperando estoy trabajando o estoy en disponibilidad? ¿Porqué tengo que estar en disponibilidad en la carga o descarga si estoy abriendo lonas, quitando tablas? ¿Estoy en disponibilidad si cuando estoy cargando o descargando permanezco en un lugar apartado del lugar de trabajo y esperando a que me llamen para retirar el vehículo? ¿Qué pasa con la sentencia  STS 82/2024 del Tribunal Supremo que unifica doctrina sobre la disponibilidad en el trayecto en ferry con acceso a cama?.

Son muchas cuestiones, sin duda. Vamos por lo básico.

El Real Decreto 1561/1995 indica en su artículo 8, lo siguiente:

."Se considerará tiempo de presencia aquel en el que el trabajador se encuentre a disposición del empresario sin prestar trabajo efectivo, por razones de espera, expectativas, servicios de guardia, viajes sin servicio, averías, comidas en ruta u otras similares.

En los convenios colectivos se determinarán en cada caso los supuestos concretos conceptuales como tiempo de presencia."

Lo que nos dice este artículo, son dos cosas:

1.- Cualquier tiempo, dentro de nuestra jornada o antes de comenzarla con alguna actividad de trabajo efectivo, donde estemos a la espera de ordenes del empresario, sin realizar ninguna otra labor (mantenimientos, limpieza, repostajes, revisión del material de sujeción, revisión de ruedas y niveles del vehículo etc etc) es tiempo de disponibilidad. Esto incluye, importante, el periodo de comidas en ruta, por tanto, el tiempo de comida es disponibilidad cuando estamos realizando un trayecto de trabajo o se nos obliga a permanecer en el centro de operaciones.

2.- Los convenios colectivos podrán establecer puntos concretos que deban considerarse como presencia. Nuevamente, tenemos que leer nuestro convenio colectivo.

Por tanto, queda claro: siempre que no estemos realizando un trabajo efectivo estamos en disponibilidad.

El RD 1561/1995 sigue especificándonos cuestiones sobre la presencia, en concreto en su articulo 10, puntos 3 y 4:

“3. Sin perjuicio de lo establecido en el artículo 8.1, se entienden comprendidos dentro del tiempo de trabajo efectivo los períodos durante los que el trabajador móvil no puede disponer libremente de su tiempo y tiene que permanecer en el lugar de trabajo dispuesto a realizar su trabajo normal, realizando las tareas relacionadas con el servicio, incluidos, en particular, los períodos de espera de carga y descarga cuando no se conozca de antemano su duración previsible.”

En este punto, quiero que prestéis atención a esta frase: “los periodos de ESPERA de carga y descarga”.

Recalca lo anteriormente indicado en el Articulo 8, especificándolo a mayores, indicando que permaneces en tu puesto de trabajo, pero sin realizar trabajo efectivo. Y aquí nos mete la coletilla de “tareas relacionadas con el servicio”, pero esto no significa trabajo efectivo, sino, por ejemplo, estar en la cabina esperando a que en una pantalla salga el numero de matricula de tu vehículo. Tampoco significa que no puedas estar tomando un café,

Y sigue el punto 4 del artículo 10:

“4. Se entienden comprendidos dentro del tiempo de presencia, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 8.1, los períodos distintos de las pausas y de los descansos, durante los que el trabajador móvil no lleva a cabo ninguna actividad de conducción u otros trabajos y no está obligado a permanecer en su lugar de trabajo, pero tiene que estar disponible para responder a posibles instrucciones que le ordenen emprender o reanudar la conducción o realizar otros trabajos.

En particular, siempre que concurran las circunstancias anteriores y, conforme a lo señalado, no constituyan una pausa o un descanso, serán considerados tiempo de presencia los siguientes períodos:

a) Los períodos durante los cuales el trabajador acompañe a un vehículo transportado en transbordador o tren.

b) Los períodos de espera en fronteras o los causados por las prohibiciones de circular. El trabajador móvil deberá conocer de antemano los períodos señalados en los párrafos a) y b) y su previsible duración. A tal fin, salvo que en los convenios colectivos sectoriales de ámbito estatal se acuerden otros términos y condiciones, el empresario comunicará al trabajador por cualquier medio admitido en derecho la existencia y duración previsible de los indicados períodos con anterioridad a la partida. En caso contrario, esos períodos serán considerados como de tiempo de trabajo efectivo.

c) Las dos primeras horas de cada período de espera de carga o de descarga. La tercera hora y siguientes se considerarán tiempo de trabajo efectivo, salvo que se conozca de antemano su duración previsible en las condiciones pactadas en los convenios colectivos de ámbito estatal o, en su defecto, de ámbito inferior.

d) Los períodos de tiempo en los que un trabajador móvil que conduce en equipo permanezca sentado o acostado en una litera durante la circulación en el vehículo.”

En este apartado, la legislación intenta especificar las operaciones en que nuestro tacógrafo debe marcar disponibilidad, pero deja abierta la mano a que la parte empresarial y de representante de los trabajadores acuerden en los convenios colectivos en determinados ámbitos, es importante porque permiten ampliar los tiempos de disponibilidad, como veremos posteriormente.

El II Acuerdo General de Empresas de Transporte de Mercancías por Carretera, establece en su Articulo 28.3 apartado D, lo siguiente:

“d) A efectos de lo dispuesto en el número 3 y en la letra c) del número 4 del artículo 10 del Real Decreto 1561/1995, se entenderá en todo caso que el trabajador conoce de antemano la duración previsible de los períodos de espera para carga y descarga cuando el servicio de transporte que esté efectuando lo sea para un cargador y/o consignatario para el que haya realizado algún otro servicio en las mismas instalaciones.

En este punto del Acuerdo lo que nos están diciendo que, en los tiempos de espera de carga y descarga, siempre que a esa empresa le hubiéramos prestado servicio en alguna ocasión, llega con una, conocemos de antemano la duración previsible del tiempo de carga y descarga, y por tanto, todo el periodo de espera es disponibilidad, y no solo las dos primeras horas.

Recordar lo que decía el RD 1561/1995: “La tercera hora y siguientes se considerarán tiempo de trabajo efectivo, salvo que se conozca de antemano su duración previsible en las condiciones pactadas en los convenios colectivos de ámbito estatal o, en su defecto, de ámbito inferior.”

La tercera hora y las siguientes cuando no se conozca de antemano su duración, y el Acuerdo General nos dice que conocemos de antemano su duración en caso de que esta empresa recibiera nuestros servicios, aunque solo fuera una vez, por tanto, todo el periodo de espera es disponibilidad, y no solo la primera hora.

Ahora prestemos atención a la la palabra que antes os indique: “los periodos de ESPERA de carga y descarga”. Atentos a la frase. La disponibilidad es durante la ESPERA de la operación de carga o descarga, no DURANTE la carga y descarga. Esto quiere decir que llegamos a una empresa, aparcamos, nos registramos, volvemos a la cabina y ponemos disponibilidad. En el momento en que se nos indique que pasemos a ocupar la posición de carga o descarga, situamos el vehículo, y nos colocamos en la función OTROS TRABAJOS. Y es que desde ese momento, estamos trabajando: abrimos lonas, retiramos tablas, posicionamos el vehículo, atendemos las indicaciones del personal de la empresa donde nos encontramos, sujetamos la mercancía, supervisamos la estiba etc etc. Distinto seria si el legislador nos hubiera indicado “ en la espera y durante la carga y descarga”, pero el legislador solo estableció “la espera”.

Por otro lado, tenemos que tener en cuenta que la disponibilidad se paga como hora de trabajo de jornada normal, pero no se contabiliza para las jornadas de trabajo efectivo, es decir, los 48 semanales o las 1800 anuales (o las que fije el Convenio), pero ojo, entran, una vez que empecemos la jornada con un trabajo efectivo, dentro del computo diario, ya que este computo es de un máximo de 12 horas diarias, y no esta especificado en la legislación que sea exclusivamente de trabajo efectivo. En concreto, el Articulo 8, apartado 2 del RD 1561/1995 dice lo siguiente:

“Los trabajadores no podrán realizar una jornada diaria total superior a doce horas, incluidas, en su caso, las horas extraordinarias”

Como veis, no indica por lado alguno que esa jornada de doce horas se componga exclusivamente de trabajo efectivo, pero como las horas de disponibilidad no cuentan para la jornada laboral, esta no comienza hasta que marcamos una actividad de conducción u otros trabajos.

Además, una reciente sentencia del Tribunal Supremo STS 82/2024 ha establecido que el tiempo en que se acompaña al vehículo en ferry, aun teniendo acceso a una litera, es tiempo de disponibilidad y no puede considerarse como tiempo de descanso. Este es un asunto importante que abre todo un melón de posibilidades y líos jurídicos, aunque supongo los empresarios estarán ya trabajando para incluir las modificaciones necesarias en el próximo Acuerdo General para solucionar esta cuestión, ya que ahora mismo cualquier conductor que habitualmente realice los descansos en ferry podría reclamar judicialmente el abono de todas esas horas y además ese conductor no tendría reconocido su descanso en la normativa laboral.

¿Y porque se habla de presencia por un lado y disponibilidad por otro?

En realidad, son lo mismo. El lio en la denominación se produce por la definición que hace la Directiva 2002/15 CE del Parlamento Europeo, ya que en realidad el 561/2006 no habla de disponibilidad, ni de presencia, sino de “pausa”. La norma 2002/15 CE pretendía mejorar las disposiciones relativas a los tiempos de trabajo de los conductores. El lio viene aquí:

“b) tiempo de disponibilidad:

- los períodos distintos de los períodos de pausa o de descanso durante los que el trabajador móvil no está obligado a permanecer en su lugar de trabajo, pero tiene que estar disponible para responder a posibles instrucciones que le ordenen emprender o reanudar la conducción o realizar otros trabajos. En particular, se considera tiempo de disponibilidad los períodos durante los que el trabajador móvil acompaña un vehículo transportado en transbordador o en tren y los períodos de espera en las fronteras o los causados por las prohibiciones de circulación”

Que en realidad se parece bastante a esto: “."Se considerará tiempo de presencia aquel en el que el trabajador se encuentre a disposición del empresario sin prestar trabajo efectivo, por razones de espera, expectativas, servicios de guardia, viajes sin servicio, averías, comidas en ruta u otras similares.”

Y si a este punto añadimos lo que contiene el RD 1561/1995 en su articulo 10 apartado 4, la cosa esta todavía mas clara:

“4. Se entienden comprendidos dentro del tiempo de presencia, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 8.1, los períodos distintos de las pausas y de los descansos, durante los que el trabajador móvil no lleva a cabo ninguna actividad de conducción u otros trabajos y no está obligado a permanecer en su lugar de trabajo, pero tiene que estar disponible para responder a posibles instrucciones que le ordenen emprender o reanudar la conducción o realizar otros trabajos”

Vamos, que si queremos ser muy puntillosos podemos serlo, pero en la practica la diferencia entre disponibilidad y presencia, no existe. Pero es que además, el tacógrafo, que es el aparato que registra nuestra jornada, marca presencia, disponibilidad y pausa con un único símbolo, el cuadrado, y al final en un conflicto, serán esos símbolos los que el perito traduzca a Su Señoría para que entienda las distintas ocupaciones que hemos realizado, y no va a distinguir entre una cosa y la otra. Estas definiciones no son mas que, a mi entender, una tremenda metedura de pata de los legisladores que se empeñan a veces en complicarnos la vida, haciendo complicado lo que es en si muy sencillo.

Bueno, pues espero que esto os aclare alguna cosilla, o al menos que os despierte preguntas que os hagan consultar y preguntar, que es otra forma de aprender.

¡¡Buena ruta a todos!!

Más artículos de Fernando Guillén. Prohibida su reproducción total o parcial sin citar la fuente original y sin la autorización expresa y por escrito del autor o el editor.

Comentarios