Opinión

Vacaciones. La opinión de Fernando Guillén

Se acercan fechas en que muchos de nosotros tomaremos nuestras más que merecidas vacaciones, y también se presentan para muchos compañeros problemas a la hora de tomar estos días
Imagen del volante de un camión. Foto de archivo
Imagen del volante de un camión. Foto de archivo
Vacaciones. La opinión de Fernando Guillén

Se acercan fechas en que muchos de nosotros tomaremos nuestras más que merecidas vacaciones, y también se presentan para muchos compañeros problemas a la hora de tomar estos días que, recordemos, son un derecho establecido en nuestras leyes, y consagrado en el Estatuto de los Trabajadores en su Articulo 38, fijándolos en 30 días al año, indica que no podrán compensarse económicamente sino que necesariamente deben disfrutarse y que estos días se fijan de común acuerdo entre empresarios y trabajadores, de conformidad con lo establecido en los Convenios Colectivos sobre su planificación. Nos dice además que el trabajador deberá conocer las fechas con una antelación de 2 meses.

No solo eso, fija un procedimiento judicial prioritario para el caso de que exista un desacuerdo. Este procedimiento es inmediato, en apenas días, aunque existen casos en que se demora un mes, y además la decisión del juez no es recurrible.

Los Convenios Colectivos y los acuerdos de empresa suelen establecer calendarios de vacaciones y la forma en que estas se disfrutan, pero la empresa no puede, en ningún caso, imponer fechas de forma unilateral, tampoco puede imponerlas el trabajador.

Los problemas suelen darse en pequeñas empresas y microempresas, ya que las empresas medianas y grandes suelen usar calendarios de vacaciones donde o se establecen turnos o cada trabajador solicita sus días y la empresa suele responder y se intenta llegar a un acuerdo entre las partes. Esto es normal y es lo marcado en la legislación, pero en otros casos el empresario alargas la concesión de este derecho en función de sus necesidades, y en más de un caso no suelen siquiera darse porque no se puede permitir parar ese puesto de trabajo, y es muy normal encontrarse con compañeros que solo disfrutan de la mitad de los días a los que tienen derecho.

Volvemos a indicar que este derecho no puede dejar de ejercitarse, no se puede renunciar al mismo, ni se puede obviar a cambio de una prestación económica.

El procedimiento para solicitar las vacaciones es solicitar por escrito a la empresa o por medio fehaciente (es decir, que se pueda demostrar que se cursó tal petición), y esperar la respuesta, si la empresa no responde en fecha anterior a los dos meses de comienzo de las vacaciones solicitadas, se entenderán concedidas de forma tácita, tal y como recogen las sentencias del Tribunal Superior de Andalucía 2980/2012 y el Tribunal Superior de Extremadura en sentencia 374/2015.

Existen además empresas que indican que por "necesidades productivas" no pueden conceder más de 1 semana continuada de vacaciones. Esto es completamente ilegal salvo que exista un acuerdo entre las partes, y en concreto el Convenio C132 de la Organización Internacional del Trabajo, de la que España es firmante y por tanto es de obligado cumplimiento nos dice esto:

"Convenio C132 OIT":

Articulo 8

1.- El fraccionamiento de las vacaciones anuales pagadas podrá autorizarse en cada país por la autoridad competente o por el organismo apropiado.

2.- Salvo si está previsto de otro modo en un acuerdo que vincule al empleador y a la persona empleada interesada, y siempre que por la duración de sus servicios la persona interesada tenga derecho a tal período, una de las fracciones deberá consistir,  por lo menos, en dos semanas laborables ininterrumpidas."

Por tanto, salvo que vuestro convenio o acuerdo interno de la empresa diga otra cosa, el periodo mínimo que os deben asignar es de al menos dos semanas. Tampoco existe eso de "15 días la empresa, y 15 días yo", salvo lo indicado, que existan acuerdos internos o se fije en Convenio Colectivo.

En caso de que existan festivos en los días de vacaciones, estos festivos no cuentan como día laborable, por tanto, no se incluyen en las vacaciones. Si, por ejemplo, tomamos vacaciones del 1 al 15 de octubre, como el día 12 de octubre es festivo nacional, tus vacaciones se prolongarán hasta el día 16 de octubre. 

Si te encuentras de baja, por enfermedad común, profesional o accidente laboral, en el momento de entrar de vacaciones, estas se comenzarán a disfrutar una vez recibas el alta médica.

¿Y qué sucede si la empresa dentro de los dos meses previos a mis vacaciones me las deniega? En ese caso, no podemos desobedecer órdenes de la empresa porque nos podrían despedir de forma justificada. La forma de actuar es acudir a los juzgados en un procedimiento preferente antes de 20 días, te lo solventan entre 10 días y máximo un mes y poco, para que sea un juez quien decida al respecto, también, en caso de que esa actuación de la empresa afecte a reservas que hubiéramos efectuado, podremos solicitar los gastos e incluso que nos indemnicen, siempre obviamente que podamos demostrar esos gastos. 

En este sentido, recordaros a todos que los trabajadores en activo tenemos derecho a la Justicia Gratuita sin demostrar ingresos cuando pleiteamos contra nuestra empresa, por tanto, no tenemos gasto alguno, aunque en este caso la asistencia letrada no es imprescindible.

Otra opción es que en caso de que la empresa no publique el calendario de vacaciones, cursemos una denuncia ante Inspección de Trabajo. Recordar que aunque aportéis vuestros datos, estas denuncias son anónimas, y Trabajo no puede revelar si la acción inspectora se realiza por la denuncia de algún empleado.

¿Os pueden despedir si os vais de vacaciones aunque estas no fueran denegadas?, por ese motivo, no, como ya hemos indicado existe jurisprudencia al respecto, pero pueden alegar cualquier otra causa, porque en España, recordémoslo, aunque en teoría el despido no es libre, en la práctica, si. Se podrá conseguir la improcedencia por este motivo, pero no la nulidad, por tanto, siempre es mejor el acuerdo, lo que no debéis consentir en ningún caso es que os tomen el pelo y os nieguen aquello que en derecho os pertenece, porque si esa es la actuación de vuestro empresario, lo que quizá tengáis que plantearnos es si merece la pena seguir trabajando para alguien así.

Cuidado, porque si el dia antes de marchar de vacaciones os comunican, de forma fehaciente, que no podéis y que os deniegan el permiso, tampoco podréis marcharos porque desobedeceríais una orden de la empresa, en ese caso debéis interponer demanda antes del plazo de 20 días contra la empresa, y desde luego, si alguien hace algo asi, la demanda debería de ser inmediata porque es una tomadura de pelo a vuestra dignidad como trabajadores, como digo, hay empresas que se llaman asi, empresas, pero no lo son, y no merece la pena estar trabajando en ellas.

Finalmente, recordar: si no se cumplen los derechos que tenemos como trabajadores, es porque hacemos dejación de esos derechos, no porque no existan, y está en nuestra mano hacerlos cumplir.

¡¡Buena ruta a todos!!.

Más artículos de Fernando Guillén. Prohibida su reproducción total o parcial sin citar la fuente original y sin la autorización expresa y por escrito del autor o el editor.

Comentarios