Claves para saber cómo calcular el seguro de un coche

Foto de archivo
Foto de archivo
Cuando se tiene un vehículo, es esencial saber qué necesidades hay que cubrir y sobre todo, encontrar la mejor póliza que tenga una buena relación calidad-precio
Claves para saber cómo calcular el seguro de un coche

No hay duda de que se trata de una herramienta esencial para poder contar con todas las garantías a la hora de adquirir un vehículo y ponerlo en circulación, teniendo en cuenta que las pólizas son obligatorias en este sentido y que es importante contar con una que tenga todas las coberturas necesarias y presente una excelente relación calidad-precio. 

Son muchos los sectores en España que obligan a los usuarios a contar con un seguro, con el objetivo de estar totalmente cubierto en el caso de que se produzca algún tipo de incidente. Como no podía ser de otra manera, el automovilístico es uno de esos sectores en los que se necesita una buena póliza, teniendo en cuenta que, para poder poner un coche en circulación, es totalmente obligatorio por ley

Debido a este motivo, hay que decir que, hoy en día, son muchas las compañías que ofrecen seguros hechos a medida para los conductores, con el fin de ofrecer las mejores garantías al respecto. En cualquier caso, cuando se tiene un vehículo, es esencial saber qué necesidades hay que cubrir y sobre todo, encontrar la mejor póliza que tenga una buena relación calidad-precio.

Antes de lanzarse a la aventura y contratar la primera póliza que aparezca, es importante realizar una comparativa previa y es en ese momento cuando los usuarios suelen hacerse la clásica pregunta, ¿cómo puedo calcular el seguro de mi coche? 

Si alguna persona se encuentra en esta situación y quiere encontrar la respuesta rápidamente, a continuación, se detallan algunos aspectos claves que hay que tener en cuenta para realizar este cálculo de la mejor forma posible.

Tiempo del permiso de conducir

Aunque muchos piensen lo contrario, hay que decir que uno de los aspectos principales que hay que tener en cuenta a la hora de calcular un seguro de coche es saber los años de antigüedad que se tiene del permiso de conducir. Sin duda alguna, es uno de los factores más determinantes, ya que a mayor experiencia, menor coste del seguro, puesto que las compañías consideran que, en estos casos, se corre menos riesgo de accidente.

Lugar de residencia

A pesar de que, en un primer momento, los ciudadanos son todos iguales, hay que decir que, el lugar de residencia también puede determinar el coste final de una póliza. En este sentido, las aseguradoras solicitan esta información para saber a ciencia cierta si, donde se vive, cuenta con muchos o pocos puntos de siniestralidad. Sin ir más lejos, el clásico seguro a terceros puede suponer 200 euros más, aproximadamente, si se reside en una región donde el porcentaje de accidentes es más elevado.

Historial

También es importante tener en cuenta el historial de siniestros que tiene el usuario a la hora de contratar una póliza. Como es evidente, no será lo mismo asegurar a un conductor que apenas ha tenido problemas con el coche que a otro que ha rellenado en varias ocasiones el parte.

Uno o varios conductores

Por supuesto, el número de conductores variará el coste de la póliza, ya que, si un coche lo conducen más personas, el riesgo es mucho mayor o, al menos, así lo consideran las compañías que ofrecen este tipo de servicios.

Antigüedad del vehículo

A la hora de calcular un seguro para el coche, otro factor que hay que tener en cuenta es la antigüedad que presenta el vehículo. En este sentido, los coches nuevos suelen ser más costosos, ya que se entiende que cuenta con mayores prestaciones y el valor del mismo es mayor, en comparación con aquellos vehículos que ya cuentan con varios años en circulación.

Características del coche

Además de todo lo mencionado, algunas características esenciales que presentan los coches también puede suponer un incremento en el coste final del seguro. En este sentido, especialmente hay que hablar de la potencia y la cilindrada del vehículo, sabiendo que las compañías tienen la premisa de que si un coche es poco pesado y tiene mayor potencia, suele suponer más riesgo.

Comentarios