¿Cómo son las indemnizaciones por atropello?

Foto: RDI Abogados
Foto: RDI Abogados
Las víctimas pueden acceder a indemnizaciones por atropello, independientemente de si se ha tratado de un incidente de poca gravedad
¿Cómo son las indemnizaciones por atropello?

Pese a los avances en las normativas de tráfico, lamentablemente, los atropellos continúan posicionándose como una de las principales causas de daños y perjuicios a los peatones y ciclistas. Es por ello que, ante este tipo de situaciones, resulta tan importante contar con la asesoría de abogados especializados en esta área, que nos puedan guiar a través de un proceso de indemnización ajustado a la gravedad del incidente.

En este sentido, ante la búsqueda de un buen abogado indemnización, el despacho RDI, ubicado en Barcelona, constituye una de las mejores opciones del mercado porque, además de contar con un equipo altamente cualificado, representan a las víctimas de forma gratuita, ya que solo cobran una vez que ganan el proceso o juicio, según sea el caso. Esta es una de las mejores características de este despacho, porque le permite a la víctima o familiares, la posibilidad de justicia sin importar su perfil económico.

Indemnizaciones por atropello

Las víctimas pueden acceder a indemnizaciones por atropello, independientemente de si se ha tratado de un incidente de poca gravedad. Por supuesto, para ello es necesario, primero, hacer un análisis y determinar si efectivamente la víctima tiene derecho a dicha indemnización, para lo cual es clave conocer en profundidad las circunstancias del accidente, es decir, conocer la dinámica de cómo se produjo y reconstruir los hechos.

Sin duda alguna, la versión de los testigos es fundamental para definir la responsabilidad del atropello, ya que se trata de un testimonio externo que nada tiene que ver con la víctima o con el conductor. Y es que, conviene recordar que la víctima del atropello no siempre es la responsable de dicha situación.

Esto aplica para peatones en general y accidente bicicleta. De allí la importancia de que la situación sea evaluada por un abogado especialista, no solo para determinar si hay derecho o no hay de indemnización, sino también para determinar el porcentaje de la misma, ya que la indemnización puede variar entre el 25% al 100% en función de la gravedad y siempre tomando en consideración los factores del accidente. Cuando ha sido el conductor el responsable completo de lo que ha ocurrido, la víctima tendrá derecho al 100% desde la indemnización, mientras que, si la culpa ha sido de ambos, esta se puede reducir significativamente.

¿Cómo se clasifican las indemnizaciones?

En general, las indemnizaciones por atropello se clasifican en función de su gravedad o de las lesiones que ha generado en las víctimas. En este sentido, las lesiones temporales por atropello constituyen una de las formas más comunes de clasificación y hace referencia a todas aquellas lesiones que se generan después de este tipo de accidente de tráfico, pero qué, luego de recibir la atención médica necesaria o de un tratamiento básico, la víctima sana por completo y no le queda ningún tipo de secuela.

En función de este tipo de lesión, el médico debe evaluar los daños en el hospital y en los días posteriores para determinar si ha habido perjuicio básico, cuyo importe de indemnización más bajo es de €30 o si se trata de un perjuicio particular moderado en cuyo caso se eleva a €52 diarios. Si es grave o muy grave, la víctima requerirá una indemnización de entre 75 y €100 diarios, mientras que si se ha requerido de intervención quirúrgica esta se puede elevar de entre 400 a €1600. Finalmente, si ha habido un perjuicio patrimonial siempre se deberá indemnizar con los gastos de asistencia necesaria y lucro cesante.

En el caso de las secuelas permanentes, es decir, que las lesiones continúen después del tratamiento, la víctima tendrá derecho a una indemnización más elevada. Aunque en este caso también se debe tomar en consideración la gravedad de dichas secuelas lo cual se calcula en función de la edad del lesionado y a través de una escala de valoración de puntos.

Para ello se toma en consideración los daños psicológicos, tales como el estrés post traumático y, por supuesto, la legislación. Con respecto a este último punto, es conveniente recordar que hay dos vías a través de las cuales es posible reclamar la indemnización por atropello. Estas son la vía extrajudicial y el judicial civil, aunque no siempre es necesario acudir a un juicio porque en primera instancia siempre se busca una solución amistosa.

Finalmente, en el caso de un atropello mortal, y después de determinar la responsabilidad del conductor, serán los familiares directos los que reciban la correspondiente indemnización, tales como el cónyuge viudo, los ascendientes, los descendientes, hermanos y allegados.

Sin duda alguna, ser víctima de un atropellamiento es una situación compleja que merece ser evaluada por un abogado especialista que nos pueda ayudar en el proceso para recabar pruebas y posterior reclamación de indemnización.

Comentarios