IRU valora la normativa para la contabilización de las emisiones GEI, pero considera que hay puntos clave sin aclarar

Imagen de varias carreteras. Foto: IRU
Imagen de varias carreteras. Foto: IRU
Uno de los grandes puntos de incertidumbre para el sector es respecto a las subcontratas, una práctica común en el transporte por carretera
IRU valora la normativa para la contabilización de las emisiones GEI, pero considera que hay puntos clave sin aclarar

La Organización Internacional del Transporte por Carretera, IRU, ha acogido con satisfacción el acuerdo del Consejo de la UE sobre la nueva normativa para la contabilización de las emisiones de gases de efecto invernadero de los servicios de transporte de pasajeros y mercancías. Si embargo, siguen existiendo importantes puntos de falta de claridad sobre cómo tratar la subcontratación, una práctica común en el transporte por carretera, y cuánta burocracia y costos impondrán los nuevos cálculos a los operadores de transporte.

Como nota positiva, el Consejo ha respaldado el enfoque de la Comisión y ha alineado la propuesta de la CountEmissions UE con la norma ISO 14083. La norma ISO ya está en uso y proporciona una metodología para calcular y divulgar las emisiones de GEI utilizando un enfoque del pozo a la rueda. Una gran novedad en comparación con la propuesta de la Comisión Europea es que el Consejo quisiera que los grandes operadores de transporte estuvieran obligados a contar sus emisiones para operaciones nacionales basándose en datos primarios. 

La directora de Defensa de la UE de IRU, Raluca Marian, declaró: “Tomamos nota de que al Consejo le gustaría que los grandes operadores de transporte calculen sus emisiones en función de sus flotas y operaciones reales. Esto no es ni bueno ni malo en sí mismo, ya que las grandes corporaciones tienen que informar sus emisiones según la Directiva de informes de sostenibilidad corporativa (CSRD) de la UE. La cuestión es que el Consejo no tiene claro qué constituye una gran empresa. Se hubiera agradecido una referencia a las definiciones utilizadas en la CSRD. La coherencia de las normas de la UE sería un buen comienzo”.

El Consejo también obliga a la Comisión Europea a proporcionar una herramienta online para calcular las emisiones de GEI.

Uno de los grandes puntos de incertidumbre para el sector es respecto a las subcontratas. Como una gran proporción del mercado del transporte por carretera se caracteriza por la subcontratación, es importante aclarar que una gran empresa que basa sus informes en datos primarios puede utilizar datos predeterminados (secundarios) para pequeños subcontratistas. En la mayoría de los casos, los pequeños subcontratistas son microempresas (de uno a cinco vehículos) que no poseen la experiencia ni las herramientas necesarias para recopilar datos ni para calcular y divulgar sus emisiones de GEI. 

Raluca Marian afirmó: “El Consejo no consigue aclarar una cuestión sencilla para el sector del transporte por carretera: ¿Cómo deben tratarse los datos de los subcontratistas a efectos del cálculo de las emisiones? Algunos lo llaman detalle, pero este 'detalle' es importante para nuestro sector. Si no entendemos este aspecto, ¿cómo puede el sector aplicar la norma? ¿Y cómo se puede siquiera imaginar que una microempresa pueda tener la capacidad, el tiempo y los recursos para recopilar datos primarios?  

El segundo punto importante se refiere a la verificación de los datos de producción, un elemento adicional que no se tuvo debidamente en cuenta. Una vez que los operadores hayan calculado sus emisiones de GEI, será necesario que un organismo evaluador de la conformidad las verifique para garantizar que cumple con los requisitos. Si bien la Comisión tiene previsto adoptar normas específicas para el procedimiento de verificación en una fase posterior, el alcance ya debería aclararse en la propuesta.

“El texto actual es bastante confuso en cuanto al papel de los organismos evaluadores de la conformidad. Cada día se realizan millones de operaciones de transporte. Suponemos que nadie quiere un sello que certifique que las emisiones se contaron con precisión en cada caso. Pero eso no está claro en la ley y la Comisión no lo ha mejorado”, destacó Raluca Marian.

“Ahora miramos con interés al Parlamento Europeo, que aún tiene que definir su posición sobre el expediente. Mantenemos grandes esperanzas de que se mejore la versión del Parlamento. La posición del Parlamento, prevista para abril, se enfrentará al Consejo en negociaciones tripartitas”, concluyó.

Comentarios