Los datos de la DGT avalan los módulos de concienciación y sensibilización que defiende CNAE

Cinturón de seguridad. Foto de archivo
Cinturón de seguridad. Foto de archivo
Está demostrado que el cinturón de seguridad, además de reducir en un 50% el riesgo de fallecer en un siniestro de tráfico, protege de salir despedido del habitáculo
Los datos de la DGT avalan los módulos de concienciación y sensibilización que defiende CNAE

Más de 800 personas cada día siguen sin ponerse el cinturón de seguridad cuando viajan. La Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) tacha la cifra de «demoledora y alarmante», si bien, al mismo tiempo, la consideran «esclarecedora» de la necesidad de adoptar medidas al respecto. «Los datos de la DGT avalan la necesidad defendida durante años por CNAE de implementar módulos de concienciación y sensibilización y videos de percepción del riesgo en la prueba teórica de los permisos de conducir», ha manifestado Enrique Lorca, al frente de la Confederación. 

La Operación Especial de Tráfico de Semana Santa se ha saldado con 28 fallecidos en 25 siniestros. El balance de siniestralidad del citado período pone de manifiesto que 7 de los 11 fallecidos en turismos y furgoneta de los que se conoce el uso del cinturón, no hacían uso del mismo. Se trata de la proporción más elevada de los últimos 10 años, con excepción de 2020. Para el presidente de CNAE resulta «absolutamente increíble» que todavía, a día de hoy, haya conductores o pasajeros que no se pongan el cinturón de seguridad. 

El cinturón de seguridad y los sistemas de retención infantil se encuentran entre las medidas más eficaces para proteger a las personas ocupantes de vehículos motorizados. Según la Dirección General de Tráfico, en lo que llevamos de año, de los 141 fallecidos de los que ya se conoce si hacían o no uso del mencionado dispositivo de seguridad, 47 de ellos no lo llevaba puesto en el momento del accidente (33%).

Los resultados de la última campaña de vigilancia sobre el uso del cinturón y de los sistemas de retención infantil (SRI) que realizó DGT entre el 11 y el 17 de marzo constatan que todavía hay un sector de la población que sigue sin utilizar dicho dispositivo, pese a las ventajas que aporta y que en caso de siniestro puede determinar la vida o la muerte de una persona. 

Para el presidente de la Confederación Nacional de Autoescuelas estos datos demuestran que «debemos insistir en la prevención». Por eso, «desde CNAE, abogamos por la implementación de unos módulos de concienciación y sensibilización, porque la mayoría de los conductores conoce la norma, sabe, por ejemplo, que no puede conducir si ha consumido alcohol o drogas, sabe que no debe usar el móvil, que debe usar el cinturón de seguridad, sin embargo, muchos siguen cometiendo infracciones».

Según Lorca, «es necesario concienciar para que los aspirantes al permiso de conducir interioricen esos hábitos correctos». En este sentido, «no nos cansaremos de insistir tantas veces como sea preciso y seguiremos trabajando, no sólo para convencer a la DGT, también a los partidos políticos, para que se implementen los módulos de concienciación», ha asegurado Lorca. 

Además, el representante de las autoescuelas ha reiterado que esta medida no es una reivindicación exclusiva de la patronal, sino que, «todas las organizaciones y entidades expertas en seguridad vial, como las asociaciones de víctimas de siniestros viales; la Cátedra de la Seguridad Vial de la Universidad de Valencia o la Fundación Española para la Seguridad Vial (FESVIAL), por citar algunas, apelan a la concienciación y a la sensibilización a través de estos módulos como una herramienta eficaz para reducir las víctimas mortales y heridos graves en carretera». En definitiva, «todos apostamos por esta propuesta», concluye.

De hecho, los módulos de concienciación, que durante años ha venido defendiendo CNAE, están contemplados en la legislación española que establece la posibilidad de desarrollarlos. 

Concienciación en conducción segura 

Está demostrado que el cinturón de seguridad, además de reducir en un 50% el riesgo de fallecer en un siniestro de tráfico, protege de salir despedido del habitáculo, así como de impactar contra el parabrisas. En casco urbano, la posibilidad de resultar herido grave o muerto es cinco veces menor si se lleva puesto el cinturón de seguridad. «En muchas ocasiones, la diferencia entre usar o no el cinturón de seguridad es la que hay entre vivir o morir», recuerda el presidente de CNAE.

La concienciación sobre las graves consecuencias que puede tener vulnerar la norma ayuda, de manera efectiva, a interiorizarla y facilita su cumplimiento. Sólo la formación vial y los conocimientos adecuados permitirán que otros factores asociados a la conducción como la infraestructura, la conectividad o la tecnología contribuyan de manera eficaz a reducir la siniestralidad vial.

Comentarios